lunes, mayo 06, 2013

Represión en el Borda: un mal necesario

Cromañon, 30 de diciembre de 2004, un grupo de chicos disfruta el show de Callejeros prendiendo bengalas y tirando "tres tiros". Un policía presente les dice que se detengan, que está prohibido lo que están haciendo. Lo tildan de "gorra careta" y siguen con su pirotecnia. El Policía llama a sus compañeros y vuelven a decirle a los chicos que dejen de tirar pirotecnia que es peligroso. No les hacen caso y los policías viendo que la pirotecnia roza peligrosamente el techo se ven obligados a quitarsela por la fuerza. Los chicos se resisten, el público los defiende y empuja a la policía. Los policías que son unos bestias reparten palos para todos lados, se arma una batalla campal y todo termina con el show suspendido, 30 chicos heridos y 50 detenidos. Al día siguiente se habla de la salvaje represión, se pide la renuncia de la cúpula policial,  se habla de lo indignante que resulta que la policía reprima a los jóvenes en un espectáculo musical. "La policía es la dictadura y odia a los jovenes, por eso les pega", "solo a un loco se le ocurriría reprimir en un boliche lleno de jovenes", dicen sesudos sociólogos por TV. Su análisis se limita a "policía y represión= derecha=malo, juventud y rock= izquierda=bueno". Nadie se pondría a pensar que esa "salvaje represión" le hubiera salvado la vida a 194 personas.

Argentina es un país donde la represión es mala palabra. Es preferible que se queme un boliche antes que se "reprima" a alguien. Históricamente el estado argentino era bueno y benefactor, y el policía de la esquina era un amigo. Por culpa de la dictadura tanto el estado como la policía pasaron a ser los enemigos mortales del pueblo, y presuponiendo que estos son malos el pueblo tiene el derecho a oponerse por la fuerza a estos dos entes malvados. Esto que puede ser válido en una dictadura, es disparatado y anticonstitucional en democracia. Si no respetamos a las autoridades legítimas elegidas democráticamente, la democracia se convierte en anarquía. Los intereses y opiniones particulares no pueden imponerse al interés colectivo, al bien común y a lo decidido en democracia. Si Macri en su primer gobierno enrejó plazas y tras ser reelegido con el 60% de los votos pretende seguir haciendo lo mismo para lo que lo votaron, ¿que derecho tiene un partido de izquierda al que lo votó el 3% para impedirlo por lo fuerza? ¿Si el 60% votó plazas enrejadas como puede ser que quienes representan al 3% lo impida?

El filósofo Max Weber, cuya ideas son aceptadas como un axioma por la amplia mayoría de los sociólogos decía que el Estado puede ser definido como una organización respaldada por el denominado monopolio de la violencia legítima. Según Weber, el Estado es la fuente de la legitimidad del uso de la violencia, tiene su monopolio, la aplica, la administra y la delega. Nadie puede usar la violencia legítimamente a menos que esté autorizado por el estado para hacerlo. Si alguien me estafa yo no puedo ir a la casa y pegarle tres tiros, sino que tengo que hacer un trámite (un juicio) para que el estado vaya y obligue a esta persona a devolver mi dinero y ser castigado con prisión por ello. Eso es lo que pasa en un estado moderno, democratico y civilizado. Si resolviéramos todas nuestras disputas a los tiros volveríamos los cowboys, a la ley de la selva, a vivir como bestias.

La policía es un órgano democrático indispensable para evitar que vivamos en la ley de la selva, y respetar su autoridad es fundamental. Si un Policía te dice "no hagas esto", no es porque es un loco fascista, sino que es el representante del Estado que te está impartiendo una orden fundamentada en una ley votada por el Poder Legislativo, un fallo dictado por el Poder Judicial o una orden dictada por el Poder Ejecutivo. Un Policía te puede dar determinadas ordenes porque es el poder que le confiere el ordenamiento democrático vigente. Si el Policía diera una orden incorrecta o que uno considere que afecta sus derechos, la democracia permite defendernos mediante acciones judiciales. Lo que no permite la democracia es cagar a trompadas al Policía que nos da una orden con la que no estamos de acuerdo, al Juez que falla lo que no nos gusta o al político que no nos deja comprar dólares.

Entonces cuando Mauricio Macri, votado por el 60% de los porteños, decide hacer un centro cívico en el Borda, es antidemocrático que un grupo de 50 personas se oponga a ello violentamente. A esas 50 personas no las votó nadie para decidir que hacer con el Borda y el Centro Cívico. La gente votó a Macri. El PRO y el Kirchnerismo votaron en la Legislatura el proyecto, el Estado de manera democrática decidió hacer algo. ¿Que le da el derecho a esas personas a oponerse? "Pero el proyecto está mal, es una vergüenza", dicen. Mirá puede ser que tengas razón, pero el que está facultado para decidir eso es Macri y los legisladores, no vos.

El art. 22 de la Constitución Argentina lo dice claramente: "El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya los derechos del pueblo y peticione a nombre de éste, comete delito de sedición." Si un 80% de los porteños votó al Pro y al Kirchnerismo y estos decidieron hacer un Centro Civico, no pueden venir 50 tipos a decir que ellos son el pueblo e imponer que es lo que hay que hacer. Los representantes del pueblo son Cristina y Macri, no uno tipos con palos y capuchas que no conoce nadie. Nadie votó a los médicos y familiares del Borda para que gobiernen. ¿Si los beneficiarios de las AFJP no tuvieron voz ni voto en su privatización, por que la deberían tener los beneficiarios del Hospital Borda?. Como dice nuestra Khaleesi, si no te gusta el Centro Civico presentate a elecciones y ganalas. La Policía como órgano de la democracia tiene la OBLIGACION de usar el monopolio de violencia delegado por el estado para lograr que se cumpla lo ordenado por los representantes del pueblo.

Argentinos seamos claros, que exista la represión está bien, es una función básica del estado moderno. Que la policía use la fuerza para hacer cumplir una orden de un órgano democrático es un principio esencial de un estado de derecho. Lo que está mal es que un grupo utilice la violencia para oponerse a lo decidido democraticamente. No lo digo yo, lo dice nuestra Constitución y el Código Penal. Si un juez da una orden de captura y el prófugo no quiere ir voluntariamente al juzgado, la policía tiene la obligación de usar la fuerza para cumplir la orden del juez y llevarlo en el patrullero al juzgado. Si un juez da una orden de liberar una calle y los manifestantes no se van, la policía también tiene la obligación de usar la fuerza para cumplir la orden. Es algo básico.  La policía está OBLIGADA a cumplir la orden que le da el órgano democrático competente. La policía es el último eslabón de la democracia para garantizar que se haga lo que se decidió mediante el voto popular. Oponerse por la fuerza a lo ordenado por un funcionario público es un delito con pena de prisión. Nadie quiere que hay represión y violencia, pero si vos no cumplís con la normativa vigente, al Estado no le queda otra opción que reprimirte.

Claro que los policías son muchas veces unos bestias analfabetos que terminan pegando de mas, disparando a quien no tienen que disparar y dejando ir a quien tienen que detener. Lo que está mal es el exceso, no la represión, pero otra no hay. En una democracia no podés permitir que un grupo de violentos imponga las políticas de estado a la fuerza.  Si estás cortando una calle y la policía te dice que te vayas porque hay una orden judicial, te tenés que ir. Si no te vas estás en infracción y la policía tiene la obligación de usar la fuerza para hacer cumplir la ley. Si la policía se excede, habrá que reprimir a su vez al policía con una pena de prisión.

La represión no es mala palabra, es necesaria, es constitucional. Es como el aborto, nadie quiere abortar, nadie quiere represión, pero llegado el caso es el mal menor. Es correcto que se critiquen los excesos en la represión, pero es inaudito que NADIE critique a quienes quieren imponerse por la fuerza de forma antidemocrática, atacando violentamente a la policía. Los policias también son seres humanos y es humillante y atenta contra los derechos humanos pretender que tengan que dejar que los orinen o les tiren sillas sin poder defenderse. 

Por otra parte es evidente que siempre que haya represión van a haber heridos innecesarios. La violencia genera mas violencia. Lo ideal sería educar a la policía para que reprima adecuadamente, pero es una utopía. La realidad es que en todos los países del mundo la policía se excede siempre; es algo lógico, en un tumulto de gente agrediendose es muy dificil saber a quien le estás pegando y calcular la fuerza. Es utópico pensar que en un enfrentamiento de 50 contra 50 la policía vaya a usar la violencia justa y necesaria para defenderse y apresar a los violentos.

En resumen: A) Es función de todo estado reprimir a quienes se aparten del orden normativo. B) Es probable que la represión genere heridos inocentes. Pretender que el estado reprima y que esa represión sea siempre perfecta es algo utópico. Entonces para evitar que hayan heridos como pasó en el Borda hay dos opciones:
1) Dejar que grupos minoritarios hagan lo que se les antoje, dejar que orinen, lastimen a la policía y vivir en anarquía. Que cada vez que alguien se oponga a lo decidido por un gobierno democrático pueda impedirlo y que el gobierno se quede con las manos atadas. Que no importa quien gane las elecciones, los actos de gobierno se harán o no dependiendo quien tenga la patota mas grande.
2) Que los grupos que protestan le hagan caso a la policía cuando les dicen que se vayan. Si sabés que los policías son unos bestias, ¿para que te quedás a tirarle piedras? Es el famoso "hacerle el juego a la derecha". Si los manifestantes le hicieran caso a la policía (que a su vez recibe las ordenes de los poderes democráticos del estado) respetando el estado de derecho, nunca tendríamos que lamentar represión. Vean las fotos del Borda, el famoso médico tirado en el piso, los periodistas, están a centímetros de un tipo que le pega  a la policía. ¿Y vos que querés papá? Si  tenés 15 minutos de calle sabés que si te quedás al lado de una pelea lo mas probable es que te lleves una piña de regalo. ¿O vos pretendés que la policía tire un gas lacrimógeno que abarque exclusivamente los 50 cms del tipo que les pega y que no afecte al periodista que está parado al lado? ¿O mejor que la policía se deje pegar no?

Esto no es "criminalizar la protesta social". Una cosa es protestar, otra cosa es cometer un ilícito como tirarle piedras a la policía o desobedecer una orden judicial. Para nuestra Constitución ningún derecho es absoluto, y nuestro derecho es a protestar, a dejar constancia de nuestra disconformidad, pero no tenemos derecho a exigir por la fuerza a que se cumpla lo que pedimos.

Supongamos que los manifestantes del Borda tuvieran toda la razón del mundo, la violencia que usaron contra la policía es injustificable. Intentaron impedir por la fuerza una mudanza de un lugar semi abandonado, no era un daño irreparable. Si la Policía estaba haciendo algo mal, dejalos hacer, después presentás la medida judicial que corresponda, se deshace la mudanza y punto. No es que había vidas en juego o que estaban demoliendo un edificio de 20 pisos. Cuando Cablevisión fue allanado por orden de un Juez que hasta un estudiante del CBC sabía que era incompetente, no mandaron a una patota a pegarle a los Gendarmes para impedir su ingreso. Dejaron que pasen, que hagan lo que tenían que hacer, filmaron todo, presentaron la medida judicial, el Juez Bonadío declaró el allanamiento ilegítimo, y punto, acá no pasó nada. No hubo heridos, no hubo daño. ¿Los manifestantes no podían haber actuado de esta forma civilizada con el Borda?

Lamentablemente evitar la violencia social no es nada sencillo cuando el sistema judicial que debería brindar la via para proteger nuestros derechos es completamente incompetente e ineficaz. Como para resolver un problema en la justicia podés pasar años, la gente se ve muchas veces obligada a cortar una calle o tomar otras medidas de fuerza siendo la mejor e incluso a veces la única forma que tienen para hacer valer sus derechos. Pero eso es justicia por mano propia, y de ninguna manera podemos alentarlo. Como pasa siempre en Argentina, las leyes para solucionar esto existen, pero los cobardes de los jueces no las aplican. Desobedecer la orden de un funcionario público, es un delito, si a quien desobedece lo condenaran, no haría falta reprimir. Si le tirás una piedra a un policía y te condenan, la próxima vez no la tirás de nuevo y le hacés caso cuando te dicen que te vayas. Igual que si los policías violentos fueran separados y enjuiciados, en lugar de ser protegidos. Es primordial reformar integralmente la justicia para que este sea el ámbito donde se puedan resolver eficazmente las disputas en lugar de en batallas campales.  Lamentablemente, la reciente reforma judicial no ayuda en absoluto a mejorar el sistema para evitar que estos escenarios de represión y violencia se repitan.

Código Penal Argentino: 
ARTICULO 237. - Será reprimido con prisión de un mes a un año, el que empleare intimidación o fuerza contra un funcionario público o contra la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de un deber legal, para exigirle la ejecución u omisión de un acto propio de sus funciones.
ARTICULO 238. - La prisión será de seis meses a dos años: 1 Si el hecho se cometiere a mano armada;2 Si el hecho se cometiere por una reunión de más de tres personas;3 Si el culpable fuere funcionario público;4 Si el delincuente pusiere manos en la autoridad. ARTICULO 239. - Será reprimido con prisión de quince días a un año, el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal.




La famosa foto del "medico reprimido" (¿que hacía fuera del hospital en la linea de golpeo?).
Tanto el médico como los periodistas están al lado de un tipo pegandole a la policía.
Una mujer pide que paren mientras violentos le pegan un sillazo a su compañero.
Como va a reprimir, la policía se tiene que dejar matar.
La policía se debe dejar pegar patadas. Si al defenderse tira al piso a la médica
de al lado es culpa de la policía, no de la médica que salió del hospital para
pararse a 20 centímetros de un tipo que le pega patadas a la policía.