sábado, septiembre 14, 2013

Hay que indemnizar al portero de Angeles Rawson.


  Todas las pruebas indican que Jorge Mangeri fue el culpable del asesinato de Angeles Rawson, hija de quienes le pagaban el sueldo. Sin embargo por la legislación penal y laboral vigente Mangeri no solo no fue despedido, sino que tiene derecho a seguir viviendo en el edificio y los copropietarios hasta podrían tener que pagarle una indemnización para que se vaya.

  Veamos: Mangeri es empleado del consorcio, estando privado de su libertad por la justicia puede ser suspendido preventivamente sin pago de salario (Art. 224 LCT). Ahora, en el derecho penal argentino tras el plenario Diaz Bessone no es normal esperar en prisión a que haya un juicio (vease Menem, Cromañón, Once, Jaime, etc.), entonces es muy probable que en unos meses el Juzgado le otorgue la libertad condicional. ¿Y a donde va a vivir el portero? En su vivienda en el edificio de la calle Ravignani, por supuesto! Es un trabajador suspendido, no despedido, tiene derecho a conservar su vivienda y según el derecho y jurisprudencia argentina, la familia de la chica asesinada por este hombre al que le pagaban el sueldo no puede impedirle el acceso y mucho menos desalojarlo a la fuerza. Veamos un fallo ilustrativo:

Encargados de edificios. Retención de la vivienda. Actos de hostigamiento. Si bien la iniciación de una causa por usurpación resultaría justificada, ya que al finalizar la relación laboral el dependiente debió desocupar la vivienda y no lo hizo, no resulta justificada la producción por parte del consorcio empleador, de actos de hostigamiento como cortar los servicios básicos de luz, agua y gas, cuando todavía se encontraba pendiente de trámite la causa judicial respectiva. La accionada, en este caso, violó las obligaciones que la ley le impone en el sentido de actuar de buena fé (art. 63 LCT) y no ajustó su conducta a lo que es propio de un buen empleador, incumpliendo también el deber contractual de preservar la dignidad y personalidad del trabajador. Por todo ello, es procedente la condena al pago de la indemnización por daño moral. CNAT Sala I Expte n° 20612/96 sent. 76288 8/6/00 “Figueredo, Rigoberto c/ Cons. Prop. Edif.. Castelli 190/200 s/ despido”

   Si despedís a tu portero y este te usurpa la vivienda, si vos le cortás la luz para que se vaya le tenés que indemnizar el daño moral! Mientras tanto el tipo se puede quedar en tu edificio gratis y sin pagar los servicios los dos años o mas que puede durar un juicio de desalojo. De hecho la Cámara Criminal  tomó esto en cuenta para manter preso (por ahora) a Mangeri: "No es una cuestión menor el domicilio que ocupa el nombrado ya que de concretarse su libertad, cohabitaría con los familiares de la víctima y los distintos testigos que podrían declarar en juicio." 

  El consorcio entonces debería pagar por otro portero mientras convive con Mangeri todos los años que dure el juicio. ¿A donde irá a hacer pis el portero interino mientra Mangeri ocupa la vivienda? Problema del consorcio. Claro, la posibilidad de despedir a Mangieri existe. Pero ningún abogado laboralista sensato te va a aconsejar a que despidas a alguien por un delito sin que antes haya sentencia. ¿Por que? Porque si llega a quedar absuelto, te comés juicio laboral por el despido sin causa y juicio civil por daño moral y perjuicios causados.

   "Pero como van a absolverlo con todas las pruebas que tienen en contra?" Preguntará cualquier persona sensata. Respuesta: Porque el derecho penal argentino no es sensato! Las leyes, y especialmente la forma en que los jueces las interpretan provocan que nada sea delito, todas las pruebas puedan ser declaradas nulas y que los procesos prescriban. De esta forma que Mangeri haya dicho "soy el responsable, fui yo", no puede ser tomado como prueba en su contra. ¿Por que? Porque lo dijo frente a un Fiscal sin un abogado al lado. Para el derecho argentino vos necesitás que un abogado te avise que decir "soy un asesino" no te favorece en el marco de un proceso penal, y si se toma esa frase en contra tuya se considera una violación a tus derechos humanos. Así que Mangeri no dijo nada, PUF!, desapareció, no existe para la Justicia Penal. Ojo, no existe porque el testigo Mangeri acusó al imputado Mangeri, si el testigo Mangeri hubiera acusado al padrastro, ponele, su testimonio sería super válido. O mejor aún, si Mangeri hubiera dicho que era el asesino en una entrevista con Mauro Viale, o a la verdulera del barrio, ahí si podría haber sido usado en su contra. Si no estás con tu abogado tiene mas relevancia jurídica declarar ante el Teto Medina que ante un Fiscal. No, no es joda, es la ley.

   "Bueno, pero lo van a condenar igual, hay ADN del portero en las uñas de la víctima y en la soga que usaron para atarla." Es cierto, pero de acá a dos años los jueces pueden declarar nula la prueba y todo lo actuado en consecuencia de ella. Motivos para pedir nulidades hay muchísimos, pero el mas fácil es la "cadena de custodia", la prueba debe ser trasladada bajo ciertas condiciones estrictas, y el que las controla... es la policía. Como es sabido, los suboficiales de policía no suelen caracterizarse por su lucidez o eficiencia y de ellos depende completar planillas detallando fecha, hora, nombre, firma, quien recibe la prueba, quien entrega, etc. Si el policía se olvida de poner una fecha, una hora, o la pone mal, la prueba puede ser considerada nula. Y sin la prueba del ADN de las uñas entonces también se puede considerar que el allanamiento a la vivienda de Mangeri fue injustificado y nulo, y así hasta anular todas las pruebas.

   La familia de Angeles entonces enfrenta la posibilidad de tener que convivir con el asesino de su hija, pagándole la luz, el agua y el gas, hasta que haya sentencia firme, lo que puede demorar hasta 5 años. Por mas que lo condenen en primera instancia y en segunda instancia, si Casación te falla en contra, tenés que reincorporar al trabajador y pagarle todos los sueldos atrasados, mas intereses, accesorios, etc. Calculando un sueldo de $8.000 mas aguinaldo estamos hablando de un pago base de $500.000. Esto si el trabajador no se da por despedido, en cuyo caso a esto hay que agregarle al menos $100.000 por el despido sin causa. ¿Es probable que Mangeri sea absuelto? No, es poco probable. ¿Es imposible que sea absuelto? Absolutamente no.

   Entonces, los habitantes del edificio de Ravignani 2360 pueden arriesgarse a convivir 5 años con un asesino y perder mas de $600.000 (aprox. US$100.000 oficial al día de hoy); despedir a Mangeri sin causa ahora y pagar mas de $100.000; o arreglar con Mangeri que se vaya a cambio de una suma de dinero que siendo muy conservador deberá ser de al menos $25.000. El derecho argentino hace que si un portero asesina a una persona de tu edificio, tu mejor opción, si querés ir a lo seguro, sea pagarle miles de pesos al asesino.

    Probablemente Mangeri sea condenado y el consorcio no tenga que pagar nada, pero el caso sirve para ilustrar la grotesca situación que se da todos los días en Pymes (y no tan Pymes) de todo el país. En la práctica si una empresa descubre a un empleado robando, por mas que lo tenga filmado, lo que se hace es pedirle la renuncia a cambio de no hacer la denuncia (si hay muuuuuchas pruebas) o pagarle para que se vaya (si hay "solo" una filmación). Por cada 100 empleados que se despiden a causa de un delito, se terminan pagando 90 indemnizaciones por despido sin causa. Esto provoca importantes pérdidas que muchas Pymes no pueden soportar, siendo embargadas, inhibidas, debiendo concursarse, cerrar y despedir a todos sus empleados, que a diferencia del vivo que robó y fue indemnizado, no tendrán a quien cobrarle.

   Es un sistema perverso que apaña a los malos empleados, a los criminales, y que perjudica a miles de pequeñas empresas que son las principales generadoras de puestos de trabajo en nuestro país. Es inaceptable que si alguien comete un delito en el trabajo en lugar de fomentar la denuncia y la aplicación de una pena el sistema judicial argentino fomente que se indemnice al delincuente.  

2 comentarios:

doguinerpe dijo...

Es perfecto, exactamente asi. A veces te sentís tan pelotudo cuando para despedir a un empleado que te viene garcando desde siempre tenés que pedirle permiso a diez abogados y por supuesto garparles a todos, el garca incluido.

SOFÍA KLEMM dijo...

NO SÉ SI LOS JUECES SE VAN A ANIMAR A LARGAR A ESTE TIPO. NO CREO QUE SE ANULE LA CAUSA, NO TIENEN CON QUÉ. ESPERÁ QUE APAREZCA CONFIRMADO EL ABUSO SEXUAL.