viernes, agosto 03, 2012

El secreto para ganar un juicio: suerte. Cuando la inseguridad jurídica es ley.

Si. Esto es tan solo un ejemplo de lo que pasa todos los días en tribunales. Es absolutamente normal que dos casos exactamente iguales tengan fallos opuestos por haber sido juzgados por jueces distintos. La inseguridad jurídica en nuestro país es absoluta. Las leyes son un desastre por su imprecisión ("buena fe", excepción "en caso extraordinario", claúsula "abusiva", "arma") y no hay un organo central que ordene los fallos sentando lineamientos de cumplimiento obligatorio. Un abogado no puede saber si algo es legal o ilegal, justo o injusto y asegurarselo a su cliente, ya que todo depende de un sorteo y del juzgado que no toque.

Así surge el "forum shopping", los juicios ya no se ganan en base a las leyes, o la calidad de los abogados, sino que se deciden por la cancha donde se juegen. Si vos sabés que podés demandar en San Juan o en un pueblito de La Pampa y sabés que el juez del pueblo falla interpretando la ley a tu favor, demandás ahí y ganaste el juicio antes de empezarlo. Esto es lo que hace Clarín para obtener medidas cautelares contra la Ley de Medios, y lo que hace a su vez el gobierno para obtener por ejemplo que una jueza de extraña jurisdicción ordene allanar Clarín.

Que nadie sepa cual es el derecho vigente hoy en Argentina impide el desarrollo económico del país. Por ejemplo en un juicio laboral la mayoría de las veces no tenés pero ni idea cuanto vas a pagar, podés pagar tanto 1, como 10. El problema no es pagar mucho o poco, sino que si vos sos un inversor tenés que hacer una cuenta sobre cuanta plata vas a poner y cuanta te podés llevar. En esa cuenta tenés que calcular cuanto tendrías que pagar en caso de tener que despedir un empleado. Si tuvieras que pagar 6 te cierra, si tenés que pagar 10 no. A lo mejor terminarías pagando 1, pero como existe el riesgo de pagar 10 vos no ponés tu plata, porque tenés incertidumbre, no sabés si tu proyecto es viable o no porque no tenés forma de saber con certeza las variables. Por ende en lugar de invertir en negocios productivos, el argentino suele invertir en plazos fijos, donde uno sabe que pone tanta plata y después retira tanta otra.

El otro día un colega tenía que asesorar a un cliente que quería comprar un inmueble que el vendedor había recibido por donación de su padre. Hay un plenario que se respeta desde hace 100 años que dice que los hermanos a los que no les donaron nada no pueden reclamarle el inmueble al comprador. No existe ningún fallo en el sentido contrario. Pero ahora tras algunos congresos de Derecho Civil existe una opinión doctrinaria que dice si. Entonces al asesorar al ciente, el abogado le advirtió: "todos los fallos de los últimos 100 años están a  tu favor, no tendrías que tener ningún problema por comprar un inmueble donado. Ahora, si llega a aparecer un heredero a reclamar puede darse que tu expediente caiga en lo de un juez que adhiere a la nueva opinión, le de la razón a los herederos y vos pierdas tu casa de US$100.000 y te quedes en la calle. Las chances que eso pase son prácticamente inexistentes, pero no deja de ser una posibilidad." El cliente asustado, desistió de hacer la operación.


Este es un lindo ejemplo de como funciona la justicia argentina.

No hay comentarios.: