lunes, marzo 12, 2012

Si ganás sos siempre un fenómeno.

Antes solo muy pocos sabían lo que era jugar un partido de fútbol profesional. Hoy, Playstation mediante, somos todos técnicos experimentados. Jugamos la Copa del Rey con un equipo chico y nos toca el Real de visitante, armamos un esquema de contragolpe y tenemos el partido controlado, el rival no llega al area, y con nuestras veloces contras ya metimos dos cabezasos en los palos, el gol está por caer. Pero termina el primer tiempo y no pasa nada. Arranca el segundo y el arquero nos saca dos mano a mano y el 9 la tira afuera con el arco vacío. Minuto 75 ellos tiran un pelotazo a cualquier lado, se te patina un dedo, el 4 se barre al vacío, pasa Cristiano como un rayo, le sale el 2, centro atrás y 1-0 en la primera llegada que tuvieron. Con 15 por jugar ponés todos al ataque, dejas huecos y el partido termina 3 a 0. La figura del partido es su arquero, vos tenés 15 tiros al arco y ellos 4.

Un error de botón definió el partido de Playstation, como en la vida real un partido se define por una pifia, un resbalón o un rebote. Y en la vida real al igual que en la Play el diario del otro dia dirá que el equipo que ganó le dió una paliza al perdedor. Sin importar que haya pasado en el partido. Nada mejor que el partido de ayer entre Boca e Independiente.

Los rojos se encontraron ganando 2 a 0 a los 6 minutos. En 6 minutos ningún equipo puede justificar una ventaja de dos goles en base a su juego. Si metés dos goles en 6 minutos es porque se dió, no porque seas infinitamente superior a tu rival. De las 4 jugadas que tuvo el partido te fue bien en dos y metiste dos goles, así es el fútbol.

 El 90% de los partidos que arrancan de este modo terminan en goleada, y es así que Boca quedó 3 a 1 abajo, listo para el sopapo. Pero en vez de eso lo pasó por arriba a Independiente,  se puso 4 a 3 y se siguió perdiendo goles. Minuto 43 del partido, la hinchada del rojo ya estaban comprando los bidones de nafta para prender fuego los autos de sus jugadores, los titulares del otro día ya se redactaban "Vergonzosa actuación de Independiente, que regaló un partido ganado", "Boca lo ganó con la chapa de campeón", etc. etc. Si el partido terminaba en ese momento los jugadores del rojo no podían salir a la calle por tres meses.

Y en eso en una jugada aislada de pelota parada el partido queda empatado. "Independiente solo pudo rescatar un empate tras ir ganando por dos goles" dirían los titulares. Oh a lo sumo "A Boca se le escapó en el final", en ningún caso los periodistas le darían mérito a Independiente.

Y una jugada mas tarde Boca se pierde un gol con el arco vacío. Si entraba, nuevamente Boca hubiera sido el Barcelona.  "Boca hizo todos los goles que quizo" dirían. "A Independiente no le salió ni el tiro del final." Pero la cosa fue al revés, tras un pelotazo normalmente inofensivo, Schiavi calcula mal, y Farias la mete en la última jugada. Ahora el club de Avellaneda es el nuevo Manchester City que goleó a Boca en la bombonera.

Siempre hacen lo mismo, el que gana es Dios. No entiendo que se estudia en la escuela de periodismo deportivo, si el análisis siempre es "el que gana es el mejor". Y guarda, que Independiente ganó bien, porque Farias tuvo la habilidad de meter los goles que Silva no supo hacer. Pero no por haber metido 5 goles significa que hayas hecho un partidazo ni que seas Gardel.

Si Schiavi no se equivocaba era muy probable que Boca ganara el partido.  En dos minutos Boca no puede pasar de ser "un campeón demoledor" a ser un desastre. Los periodistas deberían darse cuenta de una vez por todas, que el fútbol tiene muchísimo de azar, que los goles no se merecen, simplemente se hacen y que juzgar el desempeño de un equipo por algo tan fortuito como puede ser un resultado, es una idiotez. ¿Es tan dificil decir "Boca jugó un partidazo en ataque, fue un desastre en defensa, e Independiente pegó en los momentos justos para llevarse un partido que pudo ser para cualquiera?"

3 comentarios:

Daniel dijo...

Los peridistas deportvos son de lo peor. Si no es en animosidad, es en ignorancia.
El otro día uno lo alababa a De Federico como "el mejor jugador de la cancha".
Si, en la mitad de la cancha, porque cada vez que iba a pisar el área o a habilitar a algún delantero, le agarraba diarrea.
Ayer; 4 a 3 "se lo busca a Gallego con desesperación". Cinco minutos después; "Cristian Diaz, el nuevo DT fenómeno".

Leno. dijo...

Claro, y Silva es un desastre y el Tecla Farias es la reencarnación de Batistuta.

Anónimo dijo...

Es que los periodistas deportivos son "causalistas". Si fueran "finalistas" otra sería la historia.
Siempre analizan desde el resultado, no desde el inicio. Entonces Independiente es la reencarnación del Ajax de Van Gaal o es la versión argentina del Barcelona porque le ganó a Boca. Boca es el mejor porque no pierde, a pesar de jugar para el toor y que muchas veces se encuentre con los goles (como contra Newell's).
Si el periodismo fuera finalista, analizará no el resultado, sino la acción, que es ejercicio de actividad final.
Actividad final es un obrar orientado conscientemente desde el fin, mientras que el acontecer causal no está dirigido desde el fin, sinoque es la resultante casual de los componentes causales existentes en cada caso.
Por eso la actividad final es "vidente" , la causalidad, "ciega". (Hans Welzel).