miércoles, septiembre 21, 2011

Los ladrones decidieron no acatar la prisión obligatoria

¿No se supone que una conciliación obligatoria sea precisamente... obligatoria? Bueno en nuestro país bananero parece que no. Acá uno puede elegir que leyes obligatorias cumplir y cuales no, y no pasa absolutamente nada. Se puede dejar de prestar un servicio público vital sin mayores consecuencias. La ley no le importa nada a nadie y la única ley que se respeta es la ley de la selva: salvese quien pueda. Todos cortan para pedir derechos, pero nadie cumple sus obligaciones. Todo es una joda. Todo pasa, siga siga. Así no salimos mas.



N de la R: Nos tomamos un  descanso y volvemos después del 5 de octubre.

No hay comentarios.: