viernes, junio 24, 2011

Piqueteros y Marx Weber: Y pegue Kirchner pegue!

 
Siempre me llamó la atención de los piqueteros que llaman a la "resistencia", a "medidas de fuerza" y a seguir un "plan de lucha", pero cuando alguien les ponen un obstaculo lloran y denuncian la "represion". Según la RAE resistir es "oponerse con fuerza a algo", pero lo piqueteros quieren oponerse con fuerza a nada, a que los dejen hacer lo que quieren. Si aparece la policía a entorpecer  su "lucha" denuncían la injusticia de la represión. Llaman a luchar, pero no quieren luchar contra nadie. Somos todos vivos.  "No nos vamos a poner a que nos peguen" dicen. Entonces no hagas un acto ilegal como cortar una calle y no te resistas a la fuerza pública que ejerce las facultades establecidas por el estado de derecho papá! Mucho Che Guevara y hablar de lucha pero ven a un policía cumpliendo su deber y lloran.

Quien toma una medida de fuerza se debe atener a las consecuencias. La RAE defina la fuerza como "Acto de obligar a alguien a que asienta a algo, o a que lo haga." Una medida de fuerza opta por las vías de hecho en oposición a las de derecho. Obliga a alguien a hacer algo utilizando la fuerza física, la violencia y la extorsión "si no hacés esto yo no libero la calle". En lugar de seguir las reglas del derecho propia de una sociedad democrática se intenta ir por la vía rápida de solucionar las cosas por vías ilegales de hecho. La Constitución permite protestar, no extorsionar, no atentar contra derechos de terceros para defender los propios. Esta permitido quejarse, no obligar al gobierno a que haga lo que vos digas.  El pueblo no delibera ni gobierna sino a través de sus representantes. Contrato social, Locke, Hobbes, etc. etc.


"Por consiguiente, siempre que cierta cantidad de hombres se unen en una sociedad, renunciando cada uno de ellos al poder ejecutivo que les otorga la ley natural en favor de la comunidad, allí y sólo allí habrá una sociedad política o civil." John Locke 


Entonces si vos estás cortando una calle en violación al ordenamiento legal existente, te exponés a que la policía cumpla con su función:el mantenimiento del orden público de acuerdo a la legislación vigente. La Policía dará la orden de desalojar la calle. Si vos no cumplís te va a tener que sacar intentando causarte el menor daño posible. Pero por nuestra constitución y ordenamiento legal la Policía debe cumplir ordenes de superiores, y tiene la facultad de dar ordenes. Si una linea de policías avanza y dice "retiresense", te tenés que retirar. Si te quedás parado y pretendés empujar a la policía, el policía te va a tener que empujar porque tiene la obligación de hacer cumplir la orden impartida. Y si le pegás o tirar piedras el policía con todo derecho te dará un bastonazo en legítima defensa propia. 

El que esta en falta sos vos que desobedeces al policía, no el policía que cumple ordenes emanadas de funcionarios de un gobierno constitucional y democrático. Vos estás violando la ley, el policía la está cumpliendo. Si a mi viene un policía y me dice "la calle está cerrada porque hay un piquete a dos cuadras", yo no lo empujo al policía y paso igual. El que tiene la autoridad es él, y me guste o no le hago caso a lo que me dice, así funciona un estado de derecho. Si un policía me dice que no haga algo, y yo lo hago, si después me como un bastonazo es culpa mía, el policía tiene que cumplir con la orden que le dieron las autoridades. Que claro está, no significa que una vez que se utilizó la fuerza necesaria para contenerme me sigan cagando a palos gratuitamente, eso es otra cosa. 


Como dijo la Presidenta de todos y todas durante el conflicto del campo, "a nosotros nos votaron para tomar decisiones, lo que nosotros hacemos refleja la voluntad popular en las urnas, si no les gusta armen un partido político, presentense a elecciones y ganenlas.

El monopolio de la fuerza (en alemán: Gewaltmonopol des Staates) es la definición de Estado expuesta por Max Weber en La política como vocación,  que ha sido predominante en la filosofía del derecho y filosofía política en el siglo XX. El concepto define a una sola entidad, el Estado, en ejercicio de la autoridad sobre la violencia en un determinado territorio. Es importante destacar que dicho monopolio debe producirse a través de un proceso de legitimación, en la que una reivindicación se establece para legitimar el uso de la violencia por parte del Estado. Una condición necesaria para que una entidad se convierta en un estado es que se conserve tal monopolio. La policía y los militares son sus principales instrumentos, pero esto no significa que sólo la fuerza pública puede ser usada: el Estado autoriza la violencia de privados en determinados casos la legítima defensa (que no se aplica a cualquier caso y está puntillosamente tipificada). Es decir, la aplicación concreta de la violencia se realiza, se delega o se permite por el Estado. Consecuencia de lo anterior es que los Estados que no controlan el uso de la coacción o fuerza violenta (por ejemplo, aquellos con milicias irregulares) no son esencialmente Estados funcionales.

Clarisimo lo del loco Weber, un estado que no controla el monopolio de la violencia, que permite grupos privados que empleen la fuerza sin someterse al ordenamiento legal, es un Estado que no es funcional. Cualquiera que transite por microcentro puede dar fé que la predicción que hizo Max en el S XIX se cumple al pie de la letra, y que a menos ese sector del país no entra en la categoría de "Estado moderno".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojo. El "contrato moral" de Locke, etc (que en definitiva, es el que propone Carrió -los argentinos tenemos que darnos la mano y etc, etc-) quedó en desuso teórico hace rato, por eso mismo Weber viene a decir que sólo el uso de la fuerza por parte del Estado (del uso de la violencia, de la disciplina) viene a llenar ese vacío. Pero no hace una apología del Estado represor. Antes bien, desarrolla sobre la característica nuclear del Estado fundado: el reemplazo de las milicias irregulares por un ejército, cuyo fin es más reprimir y contener a los disidentes que defender las fronteras de la Nación.

El aparato policial está invariablemente puesto al servicio del poder económico. El poder punitivo estatal es selectivo y en ese sentido, está destinado a castigar a los pobres, esos pobres que genera el mismo sistema. La policía castiga a los pobres, a los alienados, que no son sumisos frente a un Estado que los expulsa, que los desterritorializa. No existe contrato moral. Existe poder. Saludos!

Leno. dijo...

No se si quedó en desuso teórico, sus ideas siguen impregnadas en las legislaciones de todo el mundo, como la nuestra, estando plasmada en el art. 22 de la Constitución que transcribí. Podrá ser o no correcto, pero es la única guia para convivir civilizadamente que tenemos y hay que cumplirla. Es muy facil reclamar los derechos al Estado, pero pocos quieren asumir sus obligaciones y concesiones.

Como vos decís siempre existe el poder,y el poder lo tienen los que tienen dinero, entonces el poder estará siempre al servicio de los que tienen dinero. Pero no todo es blanco y negro, hay muchos tonos de grises. En tiempos feudales un rico podia pasarle con el caballo por arriba a un pobre y nadie se inmutaba. Hoy ya no puede. Hoy un obrero puede hacer que funda una empresa por un juicio laboral. Un analfabeto atropellado le puede sacar 100.000 al dueño de un Mercedes Benz.

Sin orden no hay progreso, algo hay que ceder en pos de la seguridad para el beneficio de la comunidad. Con anarquismo no hay escuelas, calles ni hospitales. Sin policía, instituciones y leyes rige la ley del mas fuerte, y el mas fuerte es el rico que podría volver a pisar a los pobres con su caballo impunemente. Si vos querés que los pobres se incluyan en la sociedad es precisamente a través del cumplimiento de las normas, del respeto por el projimo y con la intervención de un estado fuerte. Con individualismo, violencia y sin una conciencia social nunca vas a lograr una comunidad integrada. Precisamente la ausencia de estado y de normas es lo que pretenden los neoliberales para

Anónimo dijo...

Desde ese punto de vista, es claro que frente al impulso individualista del ser humano debe surgir el Estado como garante de la convivencia, como mediador, y sin dudas es necesario (también como benefactor, como recaudador, etc). Pero eso no quitan sectores excluidos del circuito económico, y el Estado mal puede ignorar sus reclamos, mal puede ignorar su angustia contenida que transmuta en violencia. Ojo, no hablo de violadores, asesinos seriales o evasores megamillonarios, claro. El futuro debe contener igualdad, y las leyes que hoy igualan a los hombres son a veces el producto de luchas, piquetes y reclamos estruendosos (como muchos avances en legislación laboral, que se relaciona con la mentada lucha de clases de algún modo)

Saludos!