sábado, abril 09, 2011

La mala educación: blackberries, iphones y sms.

Como dice el gran Jerry Seinfeld en este video, imaginate estar charlando con alguien y de repente agarrar una revista, abrirla delante de tu cara y ponerte a leer. Seguramente es una conducta que no sería aceptada socialmente. ¿Entonces porque la gente vive haciendo esto con sus celulares? Si hay algo que me revienta es cuando estás a solas con una persona, charlando, y mientras vos hablás se pone a mandar sms. Ok, uno o dos en el transcurso de una noche puede ser. Pero cuando se ponen a entablar una conversación por textos que puede durar mas de 10 minutos, para mí hay que levantarse e irse. Peor aún cuando nuestro compañero/a comienza a reirse solo o poner caritas por algo que uno obviamente no tiene idea que es. ¿Disculpame, vos querés estar acá charlando conmigo o te querés ir a hablar con la otra persona? Si querés andate no tengo problema, pero si estás conmigo lo mínimo que podés hacer es prestarme atención.

Como dicen, con estas nuevas tecnologías nunca estuvimos tan conectados y a su vez nunca estuvimos tan solos. Cuantas veces salgo y veo una pareja de novios cenando, cada cual mirando su pantalla de celular mandandose mensajes con otra persona. ¿Por que no salieron con la otra persona si tantas ganas tenían de hablar? Posiblemente la situación mas triste sea vea en bares y boliches, donde se pueden observar grupos de 5 o 6 chic@s sentados en silencio en una mesa o rincón, pendientes todos de sus pantallitas. Salieron con 5 amigos, están en un lugar divertido, lleno de personas y en vez de pasarla bien juntos se quedan pendientes de una pantallita comunicandose con alguien que no está... triste.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente.

Estamos sin estar, interrumpimos o nos interrumpen. Juntos pero aislados. Presentes en completa ausencia...
Ni aquí, ni allá.

Y la lista podría continuar...

Se volvieron -los gadgets- más que herramientas tecnológicas a nuestro servicio, herramientas de evasión para nuestro perjuicio.

Saludo y beso, como siempre muy bueno tu posteo Leno.

Desde mi blackberry... (jaja, broma, no tengo)

Penélope.

Armando De Giácomo dijo...

De acuerdo en todo!
Lo grave es que esto tiende a ser algo cada vez más normal y los que nos manifestamos en contra somos tildados de "viejos chotos", "antiguos" e "inadapatados a los cambios". Creo que también hay como una necesidad de protagonismo, ya sea para chapear con nuestro nuevo Blackberry o para demostrar que estoy pero "lo importante" está pasando en otro lado.

Gracias por comentar en mi blog; después de un largo impasse veraniego, de a poco iré retomando mi actividad bloggera.

Leno. dijo...

Claro, y al final termina todo en un "ni chicha ni limonada", ni disfrutas la fiesta ni estás con la persona que querías estar. Por no hablar de los sms para cumpleaños en lugar del llamado correspondiente, etc, etc.

Fede dijo...

Los sms de cumpleaños los banco a morir! Primero y principal porque no me gusta para nada hablar por tel, me incomoda. Y segundo (pero no menos principal) te hacen quedar como un duque con la prima de la tia del hijo de tu prima 3era sin tener que pasar una charla incómoda por tel.
repito: aguanten los sms de cumpleaños.
En todo lo demas te banco Leno.

Leno. dijo...

Totalmente de acuerdo con lo del mensaje de cumpleaños, pero cuantas veces te encontraste mandandole un sms a alguien al que normalmente no te hubiera molestado llamar? El otro día lo operaron a un amigo que tengo de hace 25 años, y le mande un sms "suerte con la operacion". Y recapacité, a lo mejor le ponen mal la anestecia y no lo veo mas en la vida y un sms le mandé? agarré el tel y lo llamé 3 minutos que no costaba nada.