jueves, diciembre 09, 2010

El mito de la obligación moral de hinchar por los equipos argentinos

Tras el campeonato obtenido por Independiente su técnico se lo dedicó "a quienes quería que perdieramos". Como si eso tuviera algo de malo. Una falacia instalada en el ambiente futbolístico es que en las competencias internacionales uno siempre tiene que hinchar por el equipo argentino, sin importar quien sea. Caso contrario uno se convierte en un malparido vendepatria.

Esto lógicamente es una mentira mas grande que una casa. Precisamente el folklore del fútbol argentino se basa en dos grandes axiomas: 1) Gozar a tu rival por tus éxitos y 2) Burlarte de tu rival por sus fracasos. Actuar de forma distinta es una burda hipocresía que atenta contra la sana tradición patria. Si algo diferencia al fútbol argentino de los otros es la gastada entre hinchadas, la chicana en el trabajo y la competencia permanente en todos los ambitos. Se hacen gastadas y cantitos por la cantidad de hinchas, banderas, peleas entre hinchas, peleas con policías, y naturalmente por resultados deportivos.

Entonces que Independiente salga campeón internacional es contraproducente para todas las hinchadas del fútbol argentino que se verán privadas de gritarles en el próximo enfrentamiento "muertos de hambre hace 15 años que no ganan nada". ¿Asímismo, como se atreve alguien siquiera a sugerir que los hinchas directamente rivales deberían dejar la camiseta de lado para "hinchar por argentina"? ¿Están locos? ¿Vos querés que el hincha de Racing pida que gane Independiente para así poder escuchar como le cantan "Es para vos es para vos che Racing puto la puta que te parió?". No, si soy hincha de Racing no quiero que mi rival me insulte, prefiero que pierda por mas que juegue contra Deportivo Hitler. Es rídiculo hinchar para que Boca gane la final de la libertadores "contra un brasilero", y después el domingo ir a la Bombonera a cantar "son de Bolivia y Paraguay que asco te tengo lavate el culo con agua ras".

Es una patraña eso que hinchar por un equipo argentino es nuestra obligación moral "porque se juega la imagen del país". Y digo yo, cuando ganó la libertadores La Liga de Quito, alguien en algún lugar del mundo dijo "Ah pero mirá que bien Ecuador que gran país, construyamos 4 fábricas?". No, ni a palos! El que gana es el equipo, no el país. Debo admitir que ayer mientras miraba el partido, y veía las caras de los hinchas de Independiente por un momento me dió lástima desearles que les vaya mal. Argentinos, vecinos míos, ¿como voy a pedir que sufra esta gente para que se pongan felices personas de otro país? Además la victoria del Rojo seguramente beneficiaría la economía local, nuevos socios, camisetas, festejos en bares. 

Pero sabés que, así no funciona la cosa. El fútbol es pasión no es razón. Es antifutbolístico hacer una crítica concreta y razonada para decidir por quien hinchar. Con esa lógica yo hincha de Boca tendría que desear que gane River cuando juega con un equipo chico. Hay mas hinchas de River que del equipo chico entonces habrá mas gente feliz con el triunfo del primero y será mejor para la economía. Si River sale campeón se venden mas diarios, la tele tiene mas rating, se consume mas en los bares, los trapitos reciben mas propinas. Y si juega Boca contra un equipo de Jujuy, racionalmente tendría que pedir que pierda Boca para beneficiar económicamente a una de las provincias mas pobres del país. 

Así no funciona el fútbol, el fútbol se siente, no se piensa, y el verdadero hincha de fútbol está obligado a ser un poco hijo de puta. A disfrutar como su rival es humillado. A disfrutar cuando el arquero se come un gol tonto. A tirar petardos cuando se va a la B, y a disfrutar como el equipo es silbado por su propia hinchada. El hincha de fútbol verdadero desea el mal, pide que fracase el técnico contrario, que tenga que renunciar tras perder el clásico, que el pobre hombre se quede sin trabajo. El hincha quiere que a ese gran goleador que compraron le vaya mal, que no haga una, que engorde. Quien no se haya deleitado con la novela de Fabbiani en River no tiene derecho a considerarse hincha de Boca, es así.

Los vecinos de Avellaneda por quienes sentí afecto por unos breves minutos en el día de ayer, se van a pasar el verano gastandome y echándome en cara que ellos están en lo mas alto y que Boca está en lo mas bajo. Y haciendo esto van a confirmar que fuí un boludo por dudar e hinchar por 5 minutos por Independiente.

Desde acá les mandamos un saludo al glorioso Campeón. En buena ley derrotaron al bravo Argentinos Juniors tras ser peloteados y favorecidos por el arbitro. Tambien supieron batir al temible Defensor Sporting de Uruguay. Y ningún merito quita  no haber metido mas goles que el rival en las últimas 3 series, pasando las 2 primeras por gol de visitante, y salvandose de perder la final por no aplicarse esta misma regla. En 2 años nadie recordará que fueron peloteados los últimos 60 minutos del partido, los 2 goles anulados por offsides dudosos, los tiros en los palos, y el tarro que en general tuvieron durante todo el torneo; que incluyó un arquero rival que elijió seguir jugando tras recibir un piedrazo en lugar de retirarse para seguramente ganar el partido. Desde ya bienvenidas todas las gastadas, enhorabuena mucachos!

* Punto y aparte, para variar Olé da verguenza. Salió tu equipo campeón y en el titular ponen gigante el nombre de tu rival?

1 comentario:

Flavio dijo...

COincido en absolutamente todo con vos. De hecho, hasta soy hincha de Boca.