viernes, noviembre 26, 2010

Salió Pauta #1 tiembla el monopolio!!

Hace click y se ve mas grande, hacé click de nuevo y
se ve a tamaño completo.
Las primeras palabras que leí en mi vida fueron "rebolu". Era 1989 y mi papá compraba Página/12 antes de llevarme a mis clases de primer grado. Aprendí a leer con el diario y lo seguí leyendo durante toda mi vida. Habiendose fundado el diario en 1987 se deben contar con los dedos las personas que fueron lectores de Página en un porcentaje de su vida mayor al mío. De 27 años de vida en 22 fui lector de Página, y en los otros 5 no sabía leer. Muy pocas personas pueden afirmar eso.

 En ese entonces era la década del 90 y en Página se podían encontrar las pocas voces lúcidas de protesta contra el modelo neoliberal, la corrupción y el vaciamiento del país llevada a cabo por el menemato. Contaba con muchos intelectuales progresistas y un periodista estrella como Horacio Verbitsky, quien con sus investigaciones destapaba escándalos en todos los gobiernos, sea el de Menem o el de De La Rúa. Y además estaba muy bien escrito, a diferencia de sus competidores. Página era una espina clavada en el dedo gordo del poder y es por eso que muchas veces debía llamarse a silencio. Al ser un diario pequeño el Menemismo le quitaba la pauta oficial por un par de semanas y a riesgo de quebrar, debía suavizar las criticas.

Y en eso vino Kirchner, pusó una Corte Suprema Ejemplar, reivindicó los Derechos Humanos y Gaspar el Rebolú decía "Que raro me siento siendo oficialista". Me acuerdo que me reí y le mostré la ocurrencia a mi mamá, "jaja Página 12 con el oficialismo, que ocurrencia". Pero no era un chiste. Y lo que al principio fue acompañar una idea, en poco tiempo se convirtió en justificar ciegamente todo lo que hace el gobierno. Las páginas otrora vacías se llenaron sospechosamente de pauta oficial y de publicidades de empresas afines al gobierno. ¿Publicidades a página completa de ofertas de alimentos en supermercados? En mis 20 años de lector jamás vi un aviso así en el diario. Los fondos frescos evidentemente compraron las voluntades de los periodistas y Página pasó de ser el mejor diario del país a un panfleto político vocero del oficialismo.

Ya no hace falta leer el diario. Si Cristina dice que hay que matar a los judios porque son una raza impura, ya sé que en Página van a decir que está bien. Si la oposición propone salvar la los gatitos, en Página van a publicar una nota sobre las enfermedades felinas. Hoy al leer Página me acuerdo permanentemente del Der Stürmer, un diario del nazismo. El ministro Joseph Goebbels todas las noches ordenaba al jefe de redacción cuales debían ser las noticias y como debían ser redactadas. Si Hitler quería invadir Polonia Goebbels ordenaba llenar las páginas de crímenes cometidos por polacos, explicar como Polonia desperdicia sus recursos naturales, difamar a cuanto polaco se pueda, y si se les podía inventar un mote despectivo mejor.

Así cuando De Narvaez representaba una fuerte oposición electoral las hojas de Página se llenaron de "investigaciones" sobre el colombiano y se magnificaba la causa judicial trucha que le inventó Oyarbide. Cuando Cristina quizo ir por Fibertel las notas abundaron sobre la cantidad de proveedores que existían y la burla a los usuarios que significaba el incumplimiento de un tecnicismo legal. Cuando fueron por papel prensa aparecieron investigaciones "reveladoras" y largos ensayos sobre la necesidad de sacarle la empresa a Clarín. Cuando un juez falla contra el gobierno la nota de tapa del domingo es la investigación de como el bisabuelo del juez jugaba al chinchón durante la dictadura. Al igual que los diarios de Goebbels la inmensa mayoría de las notas están sobrecargadas de prejuicios, descalificacione y arengas mas propias de una tribuna política o un poster de propaganda que de un períodico que se supone objetivo. Al igual que Goebbels Página le pone apodos a sus enemigos: el monopolio, Mauri, el partido judicial, piqueteros de la abundancia o los caceroleros de teflón, fueron algunas de las formas para descalificar a los que piensan distinto. Que puede no parecer muy grave, pero es precisamente la base del método propagandístico ideado por ese genio del mal que fue Goebbels. "Todo lo que diga Y no importa porque es X, y todos los X son unos bolcheviques miserables traidores al pueblo Aleman". Descalificando al autor no hay necesidad de debatir argumentos.

Mientras tanto Verbitsky no realizó una sola investigación que destapara un escándalo en el oficialismo, a diferencia de lo que venía haciendo los últimos 15 años previos al 2003. Pero sí investigó a De Narvaez cuando le hacía fuerza a Kirchner. Nunca dijo nada de Scioli, el menemista cultor de la mano dura, pero hace poquitas semanas, cuando estaba peleado con Néstor, le dedicó una investigación en su contra en las páginas centrales del diario. Lo que el gobierno necesita, Verbitsky lo escribe, la pauta oficial llena el diario y todos cobran. Lo que se dice un mercenario con todas las letras. Es indignante que Página tome a sus lectores por tontos, que todos los días nos quiera hacer tragar varios sapos. Que hoy aplauda lo que ayer criticaba de Menem.

Es cierto, Clarín y La Nación también hacen todo esto. Pero sabés que, a mi Clarín y La Nación siempre me parecieron una porquería y siempre fueron así. Solo te pueden defraudar quienes te generan expectativas. Una prostituta no te puede romper el corazón, tu novia sí. Que Clarín sea una verguenza para el periodismo no significa que Página también lo tenga que ser. Yo respetaba a Verbitsky y a Sandra Russo, no había necesidad que se rebajaran al nivel de Hadad, Grondona o Morales Solá. Y es que en realidad lo de ellos es peor, porque Hadad nunca tuvo dignidad, pero los periodistas de Página sí, y la perdieron. Lo que me produce una profunda pena.

14 comentarios:

Armando De Giácomo dijo...

Muy buen post!
Vos sos muy joven, pero ¿te acordás cuando Menem le condujo el programa a Neustadt? Muchos de los periodistas que se horrorizaron con eso son los que hoy tienen -o tuvieron- de panelistas invitados a Néstor Kirchner, a Aníbal Fernández y a Boudou.
Si la foto de Boudou con Favale no es prueba de nada, tampoco lo es la de Mirtha con Astiz. Y si es prueba de algo, en todo caso lo es para las dos.
Los otros día escuche al chimentero Camilo García decir que Lanata ya no es el "periodista combativo" que supo ser hace unos años. Claro, deja de ser combativo cuando se mete con ellos.
Y si algún día Verbitsky decide cruzar de vereda, irá a engrosar la lista de los "malos periodistas" como los Lanata, los Caparrós y los Tenembaum.

Leno. dijo...

Gracias Armando! Vos fijate lo que son las cosas que ahora hasta Strassera, el fiscal de las juntas, históricamente "idolo progre" cayó en la categoría de "hijo de puta que le hace el juego a la derecha"

Morocha Sartreana dijo...

El negocio de todos los medios es la prostitución intelectual. Comparto la sensación de estafa moral por el presente de Página (de hacer investigaciones periodísticas zarpadas a reproducir charlatanería oficialista), pero en el fondo no me sorprende que haya terminado así.

Lo que sí me llama la atención es esta nueva horda de pseudo militantes que leen Página y ven 678, postean videos y artículos en Facebook como quien predica el corán, comentan las frases brillantes de Aliverti como si fueran las meditaciones metafísicas de Descartes y después se desgarran las vestiduras al grito de "Clarín miente". ¿Son tarados o qué? ¿No se dan cuenta de que todos los medios son operadores políticos, que todos hablan bien del que les llena el bolsillo? ¿No saben que los nombres y apellidos detrás del capital accionario de Página son oscuros y nefastos? Legitimar a un medio como la verdad absoluta y deslegitimar a otro como la mentira absoluta sólo pone en evidencia la estupidez o la ignorancia, una ausencia total de espíritu crítico e incapacidad para pensar por uno mismo. La vigencia de Goebbels/Neustadt es escalofriante.

Compre Pauta #1, la mirada sci-fi de los problemas (¿problemas? ¿qué problemas?) sudamericanos.

Leno. dijo...

Buenisimo lo que escribiste, da para hacerlo volante y repartirlo a los militontos K. Felizmente para Pauta 1 no hay problemas en este país, solo existen operaciones armadas por Duhalde y si a vos te parece que algo está mal seguro que es una sensación.

PALO dijo...

Un mal necesario como otros tantos. Entiendo y comparto tu crítica al diario pero como sabrás, la lucha por el poder se libera en varios frentes. El mas importante de la era posmoderna es "el discurso". Ya desde los estudios culturales de principio del siglo XX, se comenzó a discutir la importancia de los medios en la opinión pública. En la década del 90 (tan preciosa y horrible a la vez)los medios alcanzaron el punto maximo en la formación de opinión, no se los discutió mas, comenzaba la dictadura de los consumidores (según los intelectuales acomodados en el poder, el recontra citado Francis no puedo creer como me pueden dar bola Fukuyama por citar uno).
A esta altura (vengo leyendo tu blog hace bastante pero la única vez que quise dejar un comentario se me chingo y no volví a hacerlo)del partido intuyo que vos no sos el lector promedio y que podes formar tu opinión mas allá de lo que diga este o cualquier diario, que estamos asistiendo a un momento de polarización como no se veía hace 50 o 60 años, que a veces te encontras defendiendo posturas del gobierno y otras mandandolo al bombo. Y que, sobre todas las cosas te da miedito encontrarte con un atisbo de "oficialismo". Es comprensible que te pase, tan comprensible como los que usan sus notas, desde los medios a los que pertenecen para plantar sus banderas. Creo, o me gustaría pensar que es así, que tanto los periodistas de clarín o la nación no son solo empleaduchos a los que el patrón les dice que tienen que escribir, lo hacen porque siguen sus intereses y para tal fin usan las armas de las que disponen. Lo mismo para los de pagina/12. Mercenarios serían si por cualquier billete se pasan al bando contrario y luego vuelven. Desde mi punto de vista, cada uno esta en el bando en que quiere estar, se han sacado las caretas de todopoderosos dueños de la verdad y esta cada uno en su trinchera viendo que pasa y esperando resultar vencedores. Y cuando estas en la trinchera macho, matar es un mal necesario.

un abrazo!

Galliano dijo...

Sólo una pequeña corrección: Der Stürmer era dirigido por Julius Streicher, Goebbels regentaba el pre-existente Volkische Beobachter.
En todo caso, hay que consultar con Carrió, que es la especialista en esas metáforas.

Armando De Giácomo dijo...

Gracias x incluirme entre tus "secuaces".
¿Cómo se instala esa aplicación?

Kluivert dijo...

Creo que tenemos el mismo problema que con el anterior post, que tiene que ver con algo que apuntó correctamente Palo: la polarización sin medidas, casi insólita, casi enferma. En este caso, con los diarios. Todos están de uno u otro lado, cueste lo que cueste. Así, igual, programas de televisión. Y también, por supuesto, gran parte de la sociedad. Lamentablemente, la mayoría de las veces la cuestión de dirime en argumentos de cancha y chicanas baratas.

Sobre el periodismo en particular, sobre los diarios puntualmente, ¿a quién le sorprende que editorialmente La Nación y Página 12 estén veredas opuestas en cuanto a este gobierno? Lo raro sería, es obvio, que fuese al revés. Una buena práctica para que no pierdas por completo el cariño por Página 12 es que te preguntes qué pasaría si ante este gobierno tuviese la misma editorial que La Nación. Acaso por ahí, teniendo en cuenta cómo está planteado el panorama, hay que pensar la cosa. Si no, como dice el de Barcelona, todos le hacemos el juego a la derecha.

La aparición de 678, por ejemplo, o la oficialización de Página 12, hay que leerlas como la respuesta a un ataque. Una contestación necesaria. Porque si no sólo habría una campana parcial y dispuesta a todo y en 2011 nuestros destinos los manejaría Macri, De Narváez, Carrió o Cobos. O la Mesa de Enlace.

Leno. dijo...

Gracias a todos por el aporte al debate: Palo, está bueno lo que decís, pero para nada me da miedito apoyar al oficialismo, en muchísimas cosas estoy de acuerdo y lo re banco, como hoy que anunciaron las mil escuelas inauguradas desde el 2003. Eso te lo reconozco. Ahora, la historia reciente lamentablemente también me obliga preguntarme si será cierto que hicieron 1.000 escuelas, si no contaran reformas, o escuelas que venían construidas de antes y ellos les pusieron las ventanas, o si en realidad ni siquiera empezaron 500 .

Galliano, tenés razón, pero no era el Volskische, ese era un diario de munich que lo dirigía un muchacho que no me acuerdo como se llamaba pero que lo ahorcaron, el pibe de Goebbels era Der Angriff, el ataque. Igual acá no es cuestión de metáfora, sino de metodología. Contenido lógicamente que no se compara con el de los diarios nazis, pero la metodología es exactamente la misma.

Armando, está por ahi en configuracion, diseño algo así, despues me fijo bien y te cuento.

Patrick, coincido con mucho de lo que decís y me parece bien que exista 6,7,8 para dar la versión oficial, pero con eso ya alcanza. O eso y el argentino, o tiempo argentino. No había necesidad de manchar a Página. Supuestamente la diferencia de Página con los otros diarios era que "Página es el diario de los intelectuales, de los que piensan". El lector de página no necesita que le den la comida masticada, sabe sacar sus propias conclusiones. No hay necesidad de ocultar nose, que Macri abrió un escuela, porque el lector histórico de Página no es tan tonto como para votar a Macri por eso. Del mismo modo el léctor de Página no va a dejar de votar a Cristina si admiten que el INDEC miente, o que lo de los 20.000 millones chinos era una exageración. Entonces vos te ponés a leer una nota como a que linkee en el post y decís "para me estás tomando por boludo? No me trates como a un lector de Clarín, yo no como vidrio." El otro día titularon "Macri endeudó a la Ciudad, la vieja práctica de los 90s", y el tipo había conseguido un crédito para urbanizar las villas. Si todos los lectores de Págian sabemos que a Macri no le importan las villas y si lo hace es por conveniencia política, que necesidad hay de titular boludeces. Si desde siempre todos los gobiernos nacionales, provinciales y municipales usaron el crédito como principal vía para financiar la vía pública!!

Morocha Sartreana dijo...

Pensando en voz alta me pregunto si en verdad el debate no viene por el lado de la legitimidad del periodismo para asumir una postura política. Así fue en los orígenes: los diarios surgen como tribunas de debate, explícitas. Y los que escribían eran los propios intelectuales políticos: el que leía sabía claramente quién estaba detrás del discurso del medio.

Después vino -estoy simplificando, obvio- esta concepción del "periodismo objetivo". Una falacia, vamos. No hay objetividad posible en la actividad humana, siempre hay punto de vista y acción hermenéutica. Pero esta idea del periodismo independiente arraigó muy fuerte en las "sociedades occidentales y democráticas", de ahí viene el periodismo como 4to poder: los medios, que no tienen intereses comprometidos, como guardianes de la institucionalidad; la información como un bien que debe ser socialmente construido y compartido, un derecho.

No está mal que los medios expresen opiniones políticas (y si hay auténtica diversidad, tanto mejor, aunque todos los columnistas de Página tienen una mirada ideológica sospechosamente parecida, ídem el resto de los diarios nacionales); lo que está pésimo es que lo disfracen de periodismo objetivo: yo quiero saber quién me está hablando, para calibrar sus intereses y sacar mis propias conclusiones. Si voy a comprar pescado podrido quiero saber quién me lo vendió. Y lo que está malísimo es cuando el gobierno hace usufructo del Estado (pauta oficial) para hacer tribuna a través de periodistas o intelectuales que supuestamente están pensando por sí mismos, pero en verdad no hacen otra cosa que repetir el discurso de algunos poderosos (y repito por si hay algún troll leyendo: esto vale también para Grondona -¿alguien lee sus editoriales todavía? qué bodrio-, Van der Kooy o cualquier otro).

Matias dijo...

Con lo dicho por usted y por Morocha Sartreana, no hay nada que agregar sobre el tema.

Por ende me voy a referir a uno de sus comentarios.
Leno: al gobierno no hay que reivindicarle nada, son delicuentes facistas, o le vamos a reivindicar a Hitler el trabajo creado en Alemania, o a Pinochet los cambios economicos en Chile, y para los trolls soy tan opositor como ustedes oficialistas pero a mi yo lo hago por conviccion.

Leno. dijo...

Yo creo que hay que decir las cosas como son. Si vos me decís que Hitler no hizo nada por los trabajadores estás siendo sectario, porque el tipo hizo mucho por la clase obrera. Claro que después mandó a asesinar a varios millones de personas que le gana a cualquier cosa que puedas poner en el lado "bueno". Que Hitler se haya preocupado por los derechos de los animales y prohibido fumar en lugares públicos no lo convierte en "bueno", pero como dicen los chinos en eso del Ying y el Yang, todo lo negro tiene un poquito de blanco y viceversa. Que Perón haya logrado avances para la clase trabajadora precisamente no justifica que haya instalado la mafia sindical y fomentado la ignorancia y el crecimiento de villas, pero es innegable que el tipo hizo mucho por los humildes. Cada cosa hay que ponerlas en su contexto, no negarlas. Es innegable que los K se afanaron mucho o que tranzan con impresentables, pero también es innegable que pusieron una gran corte suprema, que se metieron con corporaciones como la sociedad rural que históricamente se cagaron en el país, que priorizaron al estado como actor económico, las cosas hay que decirlas como son. Después que cada cual saque sus conclusiones. Si alguien piensa que Hitler a pesar de lo que hizo es bueno porque creó las vacaciones pagas y bajó los robos, es un nabo.

Matias dijo...

Creo poco en las personas objetivas, casi que llegue a pensar que eran un mito urbano, usted me demuestra que no, felicitaciones, en lo unico que no estoy de acuerdo es en algunas cosas que usted enmarca como positivas que para mi son de las peores de este gobierno.

Leno. dijo...

Muchas gracias, igual lógicamente que como dice la morocha, el 100% de objetividad es algo humanamente imposible, ya en el momento en que elegimos hablar de un tema y no del otro estamos siendo subjetivos, saludos!