jueves, noviembre 11, 2010

Estafado en el Show de Paul.

Cuando me enteré que venía no lo podía creer. Viene Paul, loco! EL Paul. El semidios Paul, el que con su obra marcó un antes y un después. Ver a Paul en vivo es una de esas cosas que hay que hacer una vez en la vida, cueste lo que cueste. Naturalmente esto es sabido por los usureros de siempre, que pusieron las entradas a precios escandalosos, que se duplicaron en la reventa. Previsor, ni bien me enteré de la noticia pasé por un punto de venta y poniéndole 50 pesos en el bolsillo a una cajera que conocía de cuando vino U2, me aseguré un par de entradas aún antes que salieran a la venta.

El día que me llamó Marisa para entregarme las entradas posiblemente rankee en el top ten de días mas felices de mi vida.  A partir de allí mi vida fue tan solo una cuenta regresiva para el gran día: 10 de noviembre. Cada día que pasaba era mas felíz que el anterior. Cada día que pasaba era un día menos que faltaba para encontarme en River con Paul. Claro que siempre aparece alguien que le pone un poco de mala onda al asunto: ¿Y si la entrada que te dió Marisa es trucha?, me decía la pesimista de mi novia. Pero ya habíamos hecho la misma movida con Marisa varias veces, no tenía motivos para engañarme, los dos salíamos ganando, la famosa win-win situation. Mas mala onda aún fue mi amigo Ricardo que risueñamente me dijo "Vas a ver a Paul? Paul is dead, no te enteraste? En el Cd Sargent Pepper si ponés un espejito en el bombo de la tapa se lee "I One IX he died", o sea que murió el 11/09". ¿Espejito en el bombo de que? La de fantasías que tiene la gente! Decime que si se hubiera muerto Paul los Beatles lo van a poner enigmaticamente en la tapa de un cd! ¿Que necesidad tendrían de hacer eso?

Llegó finalmente el gran día, la ansiedad me estaba matando, a las 5 de la tarde ya había terminado con mi segundo atados de puchos, fumé mas por Paul que por mi primer hijo. Se abren las puertas, ocupo mi asiento vip, me bajo otro atado de puchos, y por fin empieza el show. Bronca, angustia, ira, indgnación, no hay palabras para explicar como me sentí en ese momento. Los inescrupulosos promotores me habían engañado y yo caí como un idiota. Seiscientos pesos por una entrada para Paul y recién ahora me avisan que es un músico y no un pulpo, estafadores!

10 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaj

Unfor dijo...

Excelente.

Lic_jasper dijo...

jajajajajajajaj excelente!!!
una maravilla, me sacaste una sonrisa!!!
Yo ayer, paradojicamente fui a ver al doctor Tangalanga, el inglesito le opaco la fiesta (???)

Fede dijo...

Mas allá de la historia que me gusó bastante porque no me esperaba ese final, decime: no te mocionó hasta la medula el recital?
Yo fui sin ninguna otra expectativa que decir "vi a Mccartney", pero no pude parar de llorar desde Something en adelante. El tipo toco la banda de sonido de mi vida entera

otro Fede dijo...

jajajajajaja

Unfor dijo...

El "otro Fede" se rió de lo que dijo Fede, o de lo que dijo Leno?

Leno. dijo...

Gracias a todos. ¿ Fede me decís en serio? ¿Cuantos partidos del mundial pronosticó correctamente McCartney?

Eizen Morthen dijo...

Excelente!

RCC dijo...

Brillante!!!

edu dijo...

excelente