lunes, noviembre 08, 2010

Charles Fourier, un loco lindo.

Fourier fue uno de esos utópicos que tanto abundaban en el Siglo 18, tiempo histórico en que la profesión de charlatán era bastante redituable. Llegué a él mediante un texto de la materia "Teoría del Estado". En esa época todavía leia las notas al pie y de la misma surgía que Fourier además de filosofar sobre el Estado tenía escrito un tratado llamado "la Hiérarchie du cocuage", la Jerarquía de los Cuernos. En este estudio, determina que el adulterio puede ser dividido en nueve grados y 72 especies diferentes sólo en lo relativo al adulterio masculino; si se sumaran las variedades femeninas habría 144 especies de cornudos y cornudas en las que todos los seres humanos podrían identificar el tipo de adulterio que practican o del que son víctimas. En su tratado, Fourier sólo llegó a describir unos ochenta tipos de cornudos que comienzan con el "cornudo en la hierba" (Cocu en herbe) y terminan con el "cornudo sedicioso".

Evidentemente un tipo que te escribe sobre cornudos y comunismo califica como "tipo interesante", y en consecuencia me embarqué la lectura de su obra mas importante "El Falansterio". Este vendría a ser una especie de complejo habitacional rodeado de campos, autosuficiente y donde se desarrolla la vida en comunidad. En este libro se delira mucho, pero también se dicen grandes verdades. Fourier no quiere que todos ganen igual, sino que la ganancia esté atada al mérito y al esfuerzo. Cada habitante del Falansterio, incluso los niños, tienen derecho a un porcentaje determinado sobre los ingresos totales. Dice Fourier que la mayor contradicción del capitalismo es que los profesionales se benefician cuando se produce lo contrario a lo que buscan. Es decir, el médico gana cuanto mas enfermo esté su paciente y cuanto mas largo sea su tratamiento. El abogado se beneficia cuantos mas conflictos e injusticias hayan, el mécanico cuanto mas autos rotos. ¿La consecuencia? Los profesionales están incentivados a hacer mal su trabajo. El zapatero te pone una suela de baja calidad, el mecánico te arregla algo y te rompe otra cosa, el abogado busca entrar en juicio para cobrar mas, el médico pide estudios y realiza tratamientos innecesarios, como las cesáreas que están tan de moda ultimamente. En el sistema de Fourier en cambio el médico siempre cobrará lo mismo x% de los beneficios de la sociedad. Entonces el incentivo del médico no es tener muchos pacientes, sino lograr que la gente esté mas sana. Cuanto mas gente sana mayor producción y mayor ganancias para la sociedad, y para el médico. Para el mecánico cuanto mas vehiculos funcionando mayor producción, mayores ganancias para la sociedad y para el mecánico. Y así para todos. Lógicamente que es un sistema de aplicación casi imposible, pero la lógica es irrefutable. El capitalismo es un sistema que premia al gomero que tira clavos en la calle
.
A continuación el Link a la nota que salió sobre él en el Suple Futuro de Página/12 del sábado: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/futuro/13-2439-2010-11-08.html
Vale aclarar que es un tanto tendenciosa la nota, lo tildan al pobre Fourier de favorecer a los ricos y explotar a los niños, cuando no es tan así la cosa.  El decía que había que hacer que la gente se entretenga en el trabajo entonces mandaba a los viejos a cuidar el vivero o arreglar la biblioteca y a los chicos les hacía competencias como "a ver quien llena mas rápido el pozo" y con ese juego los hacía tapar baches. Un loco lindo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mierda! tantas especies de adulterio?? no me puedo imaginar

Leno. dijo...

Y uno durmiendo tan tranquilo...