viernes, septiembre 10, 2010

Banquemos a Ginobili, quememos a los bebés.

Con la derrota argentina los ingratos de siempre salieron atacar a uno de los máximos héroes deportivos argentinos, como ya lo hicieran con Maradona o Messi. No se le puede criticar nada a un Manu que nos regaló una medalla de oro.

Mucho mejor sería descargar toda nuestra furia en esos dos mellizos yanquis hijos de su madre que nada hicieron por nuestro país y a los que podemos criticar todo lo que querramos con la ventaja que al no saber hablar no se pueden defender. ¿Quien los mando a nacer dos semanas antes del mundial? Forros!

2 comentarios:

Unfor dijo...

Se calcula que Manu habría resignado 6 millones de dólares en su participación, cuando la medalla de oro obtenida.
La gente habla al pedo.

Leno. dijo...

No tengo idea de los 6 palos, pero hay que declarar a esos mellizos persona no gratas y hacerle piquete cada vez que osen pisar este país. Eso si, si llegan a ser genios del basquet como su padre se les perdona todo. Bueno en caso que jueguen en la selección igual que en la NBA sino tenemos derecho de decir que por vivir en EEUU no sienten la camiseta.