lunes, agosto 02, 2010

La película cuyo final ya sabemos al mirar el poster.

Nueva sección en el blog: agarramos el poster de un estreno de la semana y te contamos el final de la película. No, no es una sección pensada en arruinarte una película, sino que por el contrario, es un alerta sobre las películas que aparentan ser tan pero tan malas que ya sabemos como va a ser sin siquiera leer una reseña. Por supuesto que alguna que otra vez le pifiaremos, pero a menos que Hollywood aumente notoriamente su calidad, esto será simplemente la excepción que confirme la regla.


Abrimos la sección con "Al diablo con el amor", siendo al comedia romántica un clásico de la película que ya sabemos como termina. En este caso el título ya nos indica como empieza la película, ella es una mujer exitosa, muy canchera, que se las sabe todas y no está para perder el tiempo en esas pavadas como el amor. La ropa que tiene puesta nos indica que es algún tipo de empresaria autosuficiente y la postura nos marca que  se niega a que la conquiste el galancete de turno. Que deducimos de esto? Arranca la película con ella haciendo sus rutina de modo sistematico, seguramente con su voz en off describiendo lo que hace: "9.55 café y muffin en Starbucks, compro el periodico a la señora Hill, 10.05 saludo a Joe el policía, 10.10 contesto el mail". Posiblemente se cruce algún hombre joven y guapo, pero no ejecutivo, sino "joven fachero de una noche" y se hará un comentario muy piola para sí misma "mmm tu podrías se mi cena". Seguido de flashes de ella acostándose con ese chico y seguramente con varios mas, y luego cerrándoles la puerta del departamento en la cara, para que nos quede bien claro lo canchera y liberada que es. 

Por supuesto que todo esto cambia inesperadamente ese día que se va a comprar un muffin y se olvidó la billetera y un hombre ofrece pagar por ella, o cuando se le caen los papeles en la calle o se sube a un taxi al mismo tiempo que el galán. La cuestión que al minuto 15/20 de la película conoce al facheraso de turno, que siempre va a ser igual: exitoso pero no millonario, fachero pero sin ser un carilindo como Di Caprio. Seguramente tendrá una profesión independiente, que le permitirá estar al pedo siempre que ella lo necesite, o es arquitecto, o jefe de una pequeña compañía o dueño de un negocio de antiguedades o mejor aún de una librería. Es lo suficientemente exitoso como para usar camisa, pero lo suficientemente canchero para combinarla con jeans y zapatillas. 

Lo que sigue es previsible, se la levanta con una serie de respuestas mordaces e inteligentes  a un punto sobrehumano; ya que ningún hombre normal podría conjugar tal nivel dialéctico al tiempo que piensa "las tetas que tiene, las tetas que tiene, me está hablando, las tetas que tiene, no la cagues, sácale el teléfono, las tetas que tiene". 

A continuación sigue una serie de escenas donde ellos dos son felices correteando por todos lados y haciendo salidas que la mayoría de las personas que llevan 20 años felizmente casados no hicieron en su vida: armar jarrones de barro, tomar clases de pintura y pintarse la cara ellos, volar en globo o salir a remar por un lago. Es muy común también la salida con ojo vendado hasta llegar a "mi lugar" que seguramente tendrá una vista espectacular y botellas de champagne. 

Vale destacar que el galán no reparará en gastos para conquistar a la dama y que en ningún momento de la película se le deja en claro a las féminas que los tipos comunes como uno no disponen del capital necesario para pagar una botella de Don Perignon o una cena en un castillo. Las cuestiones socioeconómicas nunca se mencionan en estas películas y jamás aparecerá un niño vendiendo estampitas mientras ellos hacen su picnic con faisán en el parque; al menos que rescatar niños pobres sea una de las virtudes del galán en cuyo caso habrá niños pobres hasta en la sopa.

En fin, la cuestión que nuestra otrora dura heroína ahora comienza a creer en el amor pero le cuesta dejar su vida pasada. Entonces se empieza a cuestionar la relación, posiblemente hasta dejando a nuestro galán momentaneamente. Pero luego lo extraña y quiere volver, pero , oh! En ese momento pasa algo que parece ponerle el punto final a nuestra querida pareja: él se enteró que ella estuvo con otro, o la vió con el ex pero no se dió cuenta que ella en relidad lo estaba despachando, o volvió la ex de él o encontró la libreta donde anotaba su conquistas y le reprocha "Soy uno mas en tu lista? Es que acaso para ti soy solo un juego Maria Enriqueta". Escenas de lágrimas, tomar café solo, abrazarse con la almohada, darse una ducha y mirar fotos mientras suena Cat Stevens.

Solo nos queda la escena final donde veremos si el amor podrá triunfar ante las adversidades, cosa que sucede en el 95% de los casos digamos.

4 comentarios:

Armando De Giácomo dijo...

Muy buena reseña, jaja!!!
Personajes estereotipados y lugares comunes hasta el hartazgo. A este tipo de películas y a las telenovelas les escapo como a una horda de barrabravas enfurecidos.
Siempre me queda la duda si estos bodrios solo sirven para licuarle el cerebro a la gente o tienen un mensaje subliminal.
Saludos.

Anónimo dijo...

Y qué tal cuando hasta los diálogos pueden adivinarse.... y los gestos y cada palabra que se dirán los enamorados.....

De ataque!

Muy bueno Leno.

Saludos, Penélope.

Leno. dijo...

Para mí que este tipo de películas están pensado únicamente para jodernos a los hombres, para que las mujeres nos digan "ves, mirá como se cortó el pelo para darle el gusto a ella, mirá como le compra siempre flores, como la lleva a pasear a los castillos europeos y vos cuando vas a hacer algo así por mi?"

Anónimo dijo...

Genial! Me cagué de risa.
gracias