viernes, agosto 13, 2010

La asombrosa inutilidad del Poder Judicial ataca de nuevo

Causa Jaime, una de las mas importantes a nivel nacional, viernes a la tarde se va a allanar una caja de seguridad, al Banco Patagonia. Pero, oh, el papelito que autoriza el allanamiento estaba mal hecho, había UN número mal. Todos los datos estaban bien, el número de caja, nombre del banco, nombre del cliente, pero el número de calle decía 47 en lugar de 45. Ahhh noooo así no se puede allanar, se violan los Derechos Humanos de vaya a saberse quien, es nulo de nulidad absoluta, vaya a casa y vuelva mañana con una nueva orden. Y claro, como era viernes volvieron recién el lunes, dándole tiempo a los acusados de limpiar la caja de pruebas y tornando el allanamiento en un proceso absolutamente inútil.

El problema no es del juzgado, es cierto, podrían haber revisado un poco mejor cuando se está ante una causa tan importante. Pero cualquier juzgado permanentemente imprime cientos de oficios y cédulas repletas de nombres, DNI, números de juzgado, expediente, direcciones, y demás datos, confundirse en UN número es muy fácil. Cualquiera que trabaje tipeando sabe que por mas que se revise, que se escape UN número no es anormal. (Aunque tratandose de Oyarbide podemos sospechar que quizás no fue un error involuntario...)

El problema es el legalismo idiota que deja de lado la lógica y la razonabilidad para atarse a normas que no fueron redactadas para cumplirse literalmente sino interpretándose armónicamente con el resto de las normas, los principios generales del derecho, y con un fin de perseguir la justicia. Entonces si se va a allanar un Banco Patagonia, en la calle Buenos Aires, donde tiene una caja de seguridad Jaime y el número de esa caja de seguridad es el 999, que problema hay si no coincide el último número de la dirección? ¿Acaso existe en la Calle Buenos Aires al cuarenta y pico otro Banco Patagonia donde Jaime tenga una caja de seguridad con el número 999? Lo que sucedió es absurdo, estúpido y atenta contra la justicia. Por culpa de un legalismo absurdo se perdió una prueba necesaria para intentar hacer justicia. Este caso por la importancia se hizo público, pero situaciones como esta se dan diariamente y por esto se producen injusticias y muchos criminales quedan libres.

Un caso típico es el de los desalojos, tras meses o años de batallar en tribunales se libra la orden de desalojo por la fuerza pública de la calle Pichincha 333. Se llega a la casa  y que pasa? Le sacaron el número o le pusieron otro!!! Entonces no se puede desalojar porque la orden era para "333" y no se encontró ningún 333. El abogado presenta entonces otro escrito donde detalla "la casa de tejas rojas al lado de la panaderia", y ahora sí contento se va a desalojar. ¿Pero que pasa? Le cambiaron la cerradura y no puede entrar a la casa! Y bueno llamamos a un cerrajero, pensará cualquiera. Cualquiera menos el poder judicial. Si la cédula no dice expresamente "con facultades de llamar cerrajero", el policía autorizado a "hacer uso de la fuerza" para desalojar, no puede abrir la puerta. Vuelve el abogado a tribunales presentando otro escrito pidiendo facultades para llamar a cerrajero. Y se va de nuevo a desalojar pensando "ahora sí te caché". Pero no, no cachó a nadie, ya que una vez abierta la puerta se encuentra que el desalojado dice "tengo a mi señora en cama, no la podemos mover". Bueno la ayudamos entre todos  y la llevamos al auto. "Noooo, pero estás loco, su salud es gra-vi-si-ma, sin ambulancia  ponemos en peligro su vida".  "Ok, listo ya te llamo una ambulancia", "Pará, pero en la cédula te autorizaron para llamar ambulancia", "Como autorizar para llamar ambulancia?" "Claro, que te crees que podés llamar a una ambulancia así como así? Vos estás loco? Como vas a llamar a una ambulancia sin que te autorize un juez?" "Pero el juez me autorizó a desalojar por la fuerza este inmueble, me entendé? No es que me dijo "andá y pedí permiso". Me dijo andá con la policía y si se resisten sacalos a patadas. No se supone que si me autoriza a eso se entiende que me  autoriza a todos los demás actos conducentes a alcanzar el fin principal? "No, no se entiende".

A todo esto ya pasaron mínimo dos meses desde la primer orden de desalojo y los ocupantes ilegítimos utilizando estos métodos normalmente extorsionan a los dueños pidiéndoles varios miles de pesos para irse por las buenas.  Porque no se crean que esto termina acá, si el abogado vuelve pueden tapiar la casa y en ese caso la cédula debe autorizar llamar a los bomberos. Y si tienen residuos tóxicos tiene que autorizar a llamar al que trata con residuos tóxicos. Previendo esto los abogados con experiencia se ven obligado a presentar pedidos de desalojo "de la casa chiquita enfrente del chino, de color blanco o el que tuviere eventualemente" "con facultad de llamar cerrajero, bomberos, ambulancia" y si se es verdaderamente previsor, ya que estamos deberían agregar "cazador de panteras, equipo de contención de amenaza  nuclear terrorista,  cura exorsista y ufologo".

En mi estudio por culpa de un Juzgado que hace TREINTA AÑOS puso 50 datos bien pero se equivocó en UN número del CUIT, hace 3 años que una señora no puede vender la casa, ya que el expediente lógicamente se extravió y ahora tiene que hacer una reconstrucción de la sucesión. No se perjudica a absolutamente nadie, pero la sagrada ley registral dice que los datos deben ser correctos y que los errores judiciales se subsanan solo en el mismo expediente judicial. Entonces una propiedad no se puede vender perjudicando la economía y el Poder Judicial recibe una carga de trabajo extra y totalmente innecesaria para corregir un error formal de hace 30 años que a nadie le importa ni a nadie perjudica.

Justicia es hacer lo justo, no seguir ciegamente las leyes. Si el estricto cumplimiento de una ley se vuelve absurdo y antifuncional, y su incumplimiento se vuelve razonable, beneficioso, y sin perjudicar a nadie en el caso concreto, es claro que la norma se debe incumplir, porque es lo mas beneficioso para la sociedad.  Esto es mas o menos lo que propone el filósofo del derecho Ronald Dworkin, quien propone que la "respuesta correcta" a un caso particular es la que mejor se ajusta y justifica el sistema jurídico como un todo. Si la Constitución y los principios del derecho buscan perseguir la justicia y proteger las garantías, poco importa que en una orden de allanamiento un número esté mal puesto. Ignorando la norma que exije la perfección de la dirección estamos asegurando la justicia al tiempo que no afectamos ninguna garantía, cosa que no haríamos de aplicarla.

No hay comentarios.: