viernes, julio 23, 2010

Peronismo, la mascara conveniente para cualquier ideología.




Probablemente el país no termine nunca de valorar y agradecer lo suficiente el extraordinario aporte del peronismo a la unión de los argentinos.
Es sabido que su fundador ha cobijado, bajo el manto omnicomprensivo del gran movimiento, a grupos que iban de la extrema derecha a la extrema izquierda, a familias patricias de Barrio Norte y a descamisados sin apellido, a López Rega y a Firmenich. Sólo el peronismo es capaz de haber tenido a su servicio, simultáneamente, a los Montoneros y a la Triple A. Todas las razas y religiones políticas encuentran su lugar en la barca de Perón, a excepción de yanquis y marxistas (que tienen que ponerse en lista de espera).
Qué notable: Rucci era recontra peronista y también se decían peronistas los que lo acribillaron a balazos. Desde el principio de sus tiempos, en el PJ hay lugar para todos y para cualquiera, porque no hay diferencia que no pueda ser superada por el apellido común: peronista.
En esa barca han viajado, o viajan, Isabelita Perón y Cristina Kirchner (bueno, esta última sin excesivo entusiasmo), Hugo Moyano y Domingo Cavallo, Guido Di Tella y José Pablo Feinmann, Carlos Kunkel y Aldo Rico.
Guillermo Moreno es peronista y a Mauricio Macri, que está en las antípodas, le encantaría serlo. Aníbal Fernández y Francisco de Narváez son peronistas. Scioli fue peronista con Menem y con Duhalde, y ahora es peronista con Kirchner y con el que haga falta. Cobos quiso ser peronista, y durante un tiempo casi lo consiguió. El diputado Federico Pinedo está cerca: es pronista. Alfonsín soñó con la pata peronista para su tercer movimiento histórico. Todos los caminos, en fin, conducen a la Roma de Perón, tierra de coincidencias, de amalgamas, de sintonía.
El último ejemplo de la fuerza aglutinadora del PJ es la flamante convergencia de Néstor Carlos Kirchner y Carlos Saúl Menem, dos almas distintas, dos hombres incluso opuestos, dos espíritus genéticamente enfrentados. Todo los distanciaba y nada los unía hasta que, otra vez, el imán irresistible del efluvio peronista -un fenómeno difícil de definir, pero de poder innegable- los puso en la misma vereda. Así, donde antes había lucha ahora hay conjunción, donde había distancia hay comunidad de intereses.
Néstor Carlos y Carlos Saúl, dos caudillos hechos en la bravura del interior profundo, de pronto deponen armas y se reconcilian en el Senado (como volvió a quedar demostrado la semana pasada a propósito del debate sobre el matrimonio gay), y no queda otra explicación, para los que seguimos el espectáculo desde afuera, que la fuerza beatífica de la doctrina común.
La dimensión de este gesto está dado no tanto por el aspecto más personal -finalmente, hasta el impetuoso de Batman se llevaba bien con el fino de Robin-, sino más bien por lo que viene detrás. Con ellos, con Carlos y Néstor, se reconcilian -y la historia se pone de pie- el neoliberalismo con las Madres de Plaza de Mayo, la década del 70 con la del 90, los indultos con el museo de la ESMA, la Sociedad Rural con Carta Abierta, Bernardo Neustadt con Horacio Verbitsky, el cohete intergaláctico con el tren bala, María Julia con Cristina, Alberto Fernández (ex funcionario de Menem) con Alberto Fernández (ex jefe de Gabinete de los Kirchner), el 1 a 1 con el 4 a 1, el mercado con el Estado. El que la tiene más fácil es Amado Boudou: él fue liberal en los 90 y ahora le sale con toda naturalidad ser exactamente lo contrario.
Carlos y Néstor han indicado, pues, con su actitud, el camino por seguir: a partir de ahora se borran las diferencias entre los Bush, amigos del riojano, y Chávez, amigo de los Kirchner; entre Anillaco y El Calafate, entre Aerolíneas Argentinas privatizada y AA reestatizada. ¿Cuánto falta para que Zulemita se sume a las huestes de La Cámpora, comandada por el hijo de los Kirchner? ¿Cuánto para que los viernes en Olivos no se juegue un picado de fútbol sino unos hoyitos de golf? ¿Cuánto para que Carlos Corach se convierta en Karlos Korach? Alberto Kohan sorprenderá en cualquier momento: "Yo siempe fui K".
Es cierto que hay otras cosas, tan propias de las dos eras, que no cambiarán: los helicópteros y aviones privados, las fortunas amasadas no gracias al poder sino a un esforzado trabajo de sol a sol, el sacrosanto respeto por la independencia de la Justicia, el celo para no interferir en el Congreso, el uso de los fondos reservados de la SIDE sólo para tareas de alta inteligencia.
Qué maravilla: los dos viejos líderes vienen a descubrir, a la vuelta de tantas batallas, que en realidad tienen muchísimas cosas en común y que finalmente la historia los va a encontrar más unidos que dominados (por la ira). Es sobrecogedor: Néstor, que le dio vuelta la cara cuando Carlos juró como senador, últimamente, ante las decisivas batallas en el Senado, lo hace llamar, cuidar, proteger. Aníbal Fernández, antimenemista serial durante todos estos años, vuelve sobre sí y nos dice que siempre tuvo un enorme respeto por el ex presidente. Entrañable actitud.
El video de YouTube que muestra al gobernador Néstor elogiando al presidente Menem y poniéndolo a la altura del mismísimo Perón, pornografía política durante todo el pingüinato, probablemente será rehabilitado. Y difundido una y otra vez en 6,7,8 .
Ya lo dijo el General: para un peronista no hay nada mejor que otro peronista. Para Carlos no hay hoy nada mejor que Néstor, y para Néstor, nada más necesario que Carlos. El gesto debería ser visto como musa inspiradora en los faustos del Bicentenario. Si ellos pudieron, el país puede. Néstor y Carlos, un solo corazón. Perón lo quiso. Perón lo hizo.
© LA NACION

Escrito por un tal Carlos Reymundo Roberts (premio Clarin 2010 al nombre y cara de garca)   a excepción de un par de bravuconadas,   el texto está muy bien, dejando a la vista como bajo la fachada del peronismo y la bandera de "defender a los pobres" se esconde una banda inescrupulosa sin idelogía alguna mas que llegar al poder.

3 comentarios:

Gabriel dijo...

Muy agarrado de los pelos. Este estilo de razonamiento es propio de ese diario y sus periodistas. Ahí va un ejemplo: si te llamás Carlos Reymundo Roberts y escribís en La Nación, entonces sos un garca, golpista amigo de Escribano, cuyos escritos no carecen de falacias ...

Abrazo

Gabriel

emilio dijo...

Cuando empece a leerlo pensé que era tuyo Leno. Es bien bloggero, bastante sutileza y esta muy bien escrito, aunque mas allá de las anécdotas no tiene mucho análisis político. En realidad que el peronismo cobije a tantos personajes disimiles es un fenómeno no solo del peronismo, si no de la crisis de los partidos políticos tradicionales con una ideología definida, a los partidos modernos mas lábiles y enfocados en el dia a día, a la ultima encuesta y a lo que quiere la gente para sacar mas votos y esto sucede en todo el mundo. El peronista en realidad lo que hace es aprovechar un aparato electoral establecido y perfeccionado a lo largo de mas de medio siglo, pero a nivel ideológico no tiene que dar ningún tipo de prerrogativas.

Leno. dijo...

Gabriel, es cierto que este muchacho con ese nombre y esa facha no puede opinar de nada, pero la parte que me gustó del artículo es donde no opina y se limita a decir "Dios fue peronista, Satan fue peronista" son hechos que hablan por si mismos.

Emilio, es verdad lo que decís, y sino preguntale al ahora conservador partido Radical. Pero los Radicales al menos tienen todos bastante en común entre ellos. En el peronismo te aparece De Narvaez y con su mejor sonrisa te dice "hola muchachos, vengo a defender a la clase trabajadora" y nadie se inmuta... Es cierto lo de la crisis de los partidos a nivel mundial, pero hay unos límites que no se superan y que aca si. En Chile la izquierda siempre fue anti pinochet y la derecha pro amnistia. En EEUU los democratas siempre fueron un milímetro mas progre que los republicanos. En Alemania los Social Democratas... bue la verdad que no tengo idea que piensan los Social Democratas, pero se entendio mas o menos la idea, no? Saludos!