martes, mayo 04, 2010

Trapitos y la izquierda boba.

Macri decidió prohibir la actividad de "cuidacoches" o "trapitos" en la ciudad, y la reacción de la izquierda no se hizo esperar. Marchas y protestas acusando al jefe de gobierno de facista y criticando la medida alegando que "Macri quiere ocultar a los pobres", "Se cree que esto es una dictadura" y que "Habría que ver las condiciones sociales de exclusión que llevaron al trapito a tener que trabajar de eso" "Macri busca criminalizar la pobreza".

Estos planteos podrían haber sido válidos hace 20 años, cuando los trapitos efectivamente era gente humilde que te cuidaba el auto a cambio de unas monedas a voluntad, y no tenía nada de malo. Desde entonces las cosas cambiaron mucho. Hoy los "trapitos" son parte de una organización mafiosa manejada mayoritariamente por barrabravas de fútbol que necesitan financiar sus actividades espureas. Se distribuyen los barrios y los trapitos cobran una tarifa fija, de la cual deberán darle la mitad a la barra. Si viene alguien de afuera lo echan a los golpes, como se puede ver por ejemplo en la película "El polaquito".

Ya casi no hay pobres haciendo changuitas, sino una organización ilicita que EXIGE UNA TARIFA PREDETERMINADA (que puede llegar a los 60 pesos) a cambio de "cuidar" el auto. Si no se entrega el dinero la represalia es sabida: el auto en cuestión se raya, se rompe la luneta o se roba. Es decir nos están pidiendo plata bajo amenaza de rompernos el auto. Que diferencia tiene esto con pedirnos plata bajo amenaza de pegarnos un tiro en la cabeza? Estos nuevos trapitos lo que hacen es robar de forma sofisticada.

Que venga un barrabrava y nos "ofrezca" "seguridad" para nuestro auto a cambio de dinero, en que se diferencia con que venga un mafioso italiano y nos ofrezca "seguridad" para nuestro negocio a cambio de dinero? Los mafiosos italianos también surgen de los barrios humildes y en la mayoría de los casos son excluidos sociales. Pero por eso vamos a andar tolerando el robo y la extorsión de las mafias?

Pero la Izquierda Argentina no se hace estas preguntas, en su limitado razonamiento para ellos rico=malo, policía= dictadura, pobre = bueno, y se acabó la discusión. Al MST, IU, PC, PO, no se les cae una idea, viven en una burbuja de pedos utópicos y por su inoperancia es que en el 2001 con la mayor revuelta popular de nuestra historia, sacaron el 3% de los votos mientras Menem ganaba las elecciones. Frente a la mayor oportunidad histórica para la izquierda en el país, los partidos de Izquierda no pudieron armar un proyecto, una propuesta sustentable, y le dejaron servida la mesa a la Derecha. Estos partidos tienen una mentalidad totalitaria, cualquier cosa inferior a vivir en granjas colectivas en un sistema comunista no vale la pena ni discutirlas. Vease el caso de los Montoneros, que lograron por pretender que Argentina sea Cuba? Le dieron la excusa perfecta a los militares para tomar el país por una década, proscribir a los pensadores y artistas progres, asesinar a 30.000 jovenes idealistas, y Martinez de Hoz mediante, instalar el neolibralismo en el país, cerrando la mayoría de las fábricas abiertas gracias a Perón. La Izquierda boba es funcional a la derecha. Los Montoneros terminaron beneficiendo los intereses de la extrema derecha, del mismo modo que hoy De Narvaez y Macri se benefician de la incompetencia de estos partidos de izquierda.

Y que hacer con los trapitos entonces? Macri como tipo tosco de derecha que es siempre opta por la salida autoritaria: prohibir y excluir, en lugar de incluir. La solución es precisamente la contraria: legalizar a los trapitos. Las calles fuente de riquezas son de todos, y no puede ser que venga alguien por la fuerza y se nombre dueño y señor de la cuadra con derecho a cobrar. Del mismo modo que se licita que empresa va a manejar un aeropuerto, es el Estado el que tiene el deber de distribuir quienes se harán con la riqueza que genera el estacionamiento callejero.

La solución entonces es sencilla: abrir un registro de trapitos, pudiendo inscribirse personas humildes vinculadas con organizaciones sociales, o que reciben planes y subsidios del estado por su condición de pobreza o falta de empleo. A cada persona se le dará un chaleco con un número identificatorio y se le asignará una cuadra donde cuidarán autos a voluntad. Se prohibirá el trabajo de menores de 14 años. Quien exija un monto fijo podrá ser denunciado mediante el número de su chaleco y tras varias advertencias perderá su puesto. Quien pretenda cuidar coches sin chalecos cometerá una contravención y quien repita la infracción no podrá anotarse en la lista para legalizarse.

Con esta solución le damos un ingreso a gente necesitada, le sacamos el negocio a las barrabravas, las coimas a la policía, garantizamos un servicio a la sociedad y evitamos las intimidaciones contra quienes quieren estacionar en la vía pública sin gastar 20 pesos. Puede haber otro sistema mejor, esto es tan solo una propuesta. Pero al menos es una propuesta constructiva, que puede ayudar a resolver un problema. A diferencia de muchos pseudo progres de izquierda, que solo tienen ideas destructivas, viviendo de escrache en escrache, no se les cae una sola idea para hacer que todos vivamos mejor.

2 comentarios:

Esteban dijo...

100% de acuerdo, una solución muy bien pensada. Ésto te hace pensar, quién plantea respuestas coherentes a los problemas sociales, le rehuye a la práctica, y viceversa. ¿Por qué será? Sinceramente, ¿vos ocuparías un cargo político?
Saludos

Leno. dijo...

Gracias! Si obvio que lo ocuparía. Pero en el hipotético caso que alguien me ofreciera "vení quiero que seas mi ministro". En la universidad rocé superficialmente la política y es un ambito aberrante, "militar" no es otra cosa que sumar mas horas fumando y repartiendo volantes que tu compañero de banco para aparecer primero en la lista, es un asco.