jueves, mayo 27, 2010

Crónica de los festejos del bicentenario

Millones de personas de todo tipo y procedencia poblaron las calles de Buenos Aires. Pobres, ricos, de capital, de las provincias, viejos, chicos, peronistas, antiperonistas,de todo. Los únicos que brillaron por su ausencia en esta fiesta de la patria fueron los patriotas que diariamente cortan las calles en su incansable lucha por lograr un país mejor. Un misterio digno de Lost que esta gente que tanto parece preocuparse por el destino del país falte a este evento patrio.


Los desfiles, conciertos y espectáculos fueron una cosa espectacular. Hay que reconocer al gobierno y los organizadores por haber ideado tan lindo festejo, que además de resaltar el nacionalismo brindó una mirada crítica al pasado, una mirada esperanzadora al futuro, y no recayó demasiado en los viejos clichés de los insoportables actos escolares.  De hecho me animo arriesgar que el desfile de Fuerza Bruta posiblemente haya sido el acto patrio mas cool de la historia universal, con La Patria bailando música electrónica y agitando al público cual empastillada, los gauchos sónicos tirando pasto, los proceres volando por el aire desquiciados por la plata, o los DJs remixando clásicos del nuevo rock nacional.

Pero vamos por partes. Como suele suceder en Argentina todos los eventos tienen sus perlas negras. Si los argentinos seguimos vivos es por obra y gracia divina, ya que de ser por los organizadores de eventos debería haber mas o menos 4 Cromañones por semana.  En un evento donde asistieron cientos de miles de personas, alcancé a ver unos 20 baños químicos cuando debería haber habido varios cientos de ellos. El olor a pis de la calle era insportable en algunos lugares. El desfile transcurría por 3 kilometros de calles con gente apretujada. Debería haber habido un enfermero cada 100 metros. Pero cuando una señora se desmayó pasó casi una hora hasta que llegara un enfermero caminando para asistirla.  El desfile debería haber empezado a las 7, pero lo hizo luego de las 8, se paró en el medio, y al sector principal de la 9 de Julio no llegó hasta pasadas las 11, cuando mucha gente con chicos chicos que estaba desde las 5 o 6 de la tarde ya se había ido. Al igual que quienes querían ver a Fito Paez a las 9, pero tuvieron que esperar hasta la 1 de la mañana. No podemos organizar pero ni un asado. Y no es culpa del gobierno, se ve que es un don que nos falta a los argentinos, si hasta los shows privados son un desastre en ese aspecto! Nosotros no sabemos organizar como los chinos no saben jugar al fútbol, cada país con lo suyo.

Antes del desfile pasaron los invitados del palco de honor caminando desde Plaza de Mayo. Para sorpresa de los concurrentes los presidentes de varios países latinoamericanos pasaron caminando a escasos metros nuestro. Y es así que chicos y viejos, pobres y ricos, totales desconocidos, unidos únicamente por nuestra nacionalidad, contagiados por el sentimiento patrio fuimos uno solo, y al pasar Néstor Kirchner le gritamos todos juntos un sonoro "hijo de puta". Un acto de desahogo que por mas inútil que sea no deja de ser una de esas cosas que hay que hacer antes de morir: putear a un ex presidente. Yo ya tengo puteados a Menem y a Duhalde, solo me faltan De La Rua y El Adolfo para hacerla completa. Fueron tales los gritos provocados por Kirchner (a favor y en contra) que a los pocos segundos al pasar Luis D'Elia estabamos todos sin aliento para el correspondiente "gordo patotero". Es inexplicable que hace un tipo que no cumple función alguna en el gobierno desfilando a metros de la Presidenta. Encima en lugar de camuflarse entre las decenas de personas que rodeaban a la mandataria, D'Elia optó por ser el único del desfile que caminaba solo a 5 metros de cualquier otro ser humano y saludando provocativamente al público. 

En eso se escucha una silbatina terrible. Un estruendo solo comparable al que se escucha en una popular  de Boca cuando sale River a la cancha.  ¿Que estará pasando? Nos preguntabamos los presentes. Hasta que vimos la causa de los silbidos: los muy guachos habían hecho desfilar al pobre de Guillermo Moreno, quien miraba para abajo y apuraba el paso visiblemente incómodo. Pobre Moreno, el solo recibe ordenes. De todos modos es brillante la estrategia K,  Moreno hace lo que Kirchner le pide, pero es visto como el chivo expiatorio y se lleva los insultos mientras Kirchner sale relativamente indemne. Y Kirchner a su vez es fusible de Cristina, a quien nadie le gritó nada.

Siguió el desfile de invitados de honor con un aplauso cerrado a las abuelas y madres de Plaza de Mayo. Aunque para mi sorpresa una viejita con pinta de ser mas buena que Lassie profirió un inexplicable  "Pero que venís a dar lástima que tenés a tu hijo viviendo en Francia." Posteriormente pasó "el de Honduras que derrocaron", que nunca se si es Uribe o Celaya, pero bueno ese, y fue muy aplaudido.

Comenzó entonces el excelente desfile pergeniado por Fuerza Bruta con carrozas representando la historia del país, pero con un estilo medio Matrix. Buena parte de los camiones venían cargado con gente bailando música eléctronica y haciendo ademanes de agite hacia el público. Esto sumado a una casi permanente lluvia de papelitos, pasto, papel picado, espuma y agua hizo que el evento fuera una fiesta y que se exacerbaran los animos, pero en el buen sentido. Curiosamente la gente vivaba o no a los carros dependiendo no de la calidad de los mismos, sino por lo que representaban. Así se aplaudió furiosamente al modesto grupo que representaba a los soldados de Malvinas. La gente les gritaba desaforadamente "Bravo muchachos", sin darse cuenta que esos chicos de 20 años que desfilaban dificilmente hubieran combatido, o siquiea nacido, en 1982. Otro carro fuertemente aplaudido fue el que representaba a las Madres de Plaza de Mayo, aunque ese sí estaba muy bueno. La marcha de los descamisados fue recibida sin aplausos ni abucheos; y la impactante quema de la constitución en representación de la dictadura en un incómodo silencio solo quebrado por algún murmullo de "milicos hijos de puta".  A lo largo del desfile practicamente todo lo que representa al ser nacional estuvo incluido: pueblos originarios, murgas, fútbol, asado, campo, gauchos, taxistas, el tango y hasta lo que parecía ser un policía coimero!

El broche de oro fue el carro final, que si bien fue el mas sencillo de todos, consistió en 3 "proceres" oficiando de DJs remixando los nuevos clásicos del Rock Nacional. La gente salía del vallado y seguía este último carro bailando todos juntos, dejando de lado clases sociales y diferencias políticas, todos unidos por el sentimiento nacional. Este último carro debería representar el futuro y que mejor manera de expresarlo que con el pueblo desfilando al ritmo de "A mover el culo- a mover el culo". Loco, que digan culo en un acto del 25 de Mayo es mi sueño desde los 5 años. Pero fuera de esto (y que se incluyera "somos los piratas" o "fasolita querido") el desfile terminó con un mensaje claro: el futuro somos nosotros bailando todos juntos dejando de lado nuestras diferencias.

A diferencia de las roscas políticas que hoy buscan darle desde Página/12 y La Nación, lo destacable del evento fue su falta de vinculación política. Quienes fueron a los festejos fueron para apoyar al país, no para apoyar al gobierno. O vos viste algún acto de Cristina con 2 millones de personas? La única excepción fue un grupusculo rentado con carteles en la línea "yo quiero a mi presidenta" instalados estratégicamente frente al palco oficial. A diferencia de Alfonsín que iba ponerle la cara a los silbidos o aplausos de la Sociedad Rural, Cristina terminará su gobierno sin ningún tipo de rechazo público (que de todos modos en este caso no se hizo visible), ya que tiene un aparato montado para impedir esto.¿Y como se que quienes tenían los carteles estaban pagados? Porque recorro diariamente microcentro y se destacan facilmente. El Martes todos los que participamos de los festejos teníamos la cara iluminada, se veía alegría, patriotismo y orgullo en los ojos. Entonces con una simple mirada se podía distinguir fácilmente a los mercenarios piqueteros con la cabeza gacha, los brazos caidos, la mirada triste y el pensamiento centrado no en los festejos si no en la hora del retorno a casa.

Sí alguna consecuencia política tendrán estos festejos será simplemente el reconocimiento a la Presidenta por haber logrado algo muy, pero muy dificil de hacer: lograr hacer renacer el sentimiento patriota y de hermandad entre todos los argentinos. Y argentinas.


Obreros corriendo sobre un auto en el aire representando la industrialización peronista.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

(Penélope, sigo sin registro)
Hola Leno,
Sigo leyendo todos tus posteos. No opino en todos porque ya sabes que en muchos tengo que abstenerme por desconocimiento de los temas...
Pero también ya sabes que en otros....
Me encantó el posteo de hoy y cómo haces el cierre.
Desde lejos, admiro siempre a un país que si bien no acabo de decifrar -tan fuertes son sus contrastes- me sigue siempre maravillando.
La fiesta que los unió y los hizo bailar juntos por el gran país que son merece felicitación.
Pecando de ilusa, me gustaría que las fiestas pudieran prolongarse por siempre.
Esas fiestas que a pesar de las inoperancias que puedan tener, y de las realidades que siempre están, nos regalan -aunque sea por instantes chiquititos-
el mundo que nos gustaría tener.
Saludos!

Lils dijo...

Cuando leo este tipo de crónicas, no puedo dejar de sentir que alguien me las relata, a mí, que soy de otro planeta, desde la mismísima capital de la colonia.
Claro, lo malo es que no soy de otro planeta, vivo en el mismo país, pero pareciera que no.
Por cierto, el interior también existe....y siente. En este caso, celebro el haber permanecido ajena a todo este circo del bicentenario.
Digo yo ¿ahora se dedicarán a trabajar para la gente de todo el país o seguimos----200 años igual?
Saludos

Gustavo dijo...

Para mi le venia bien al pais un festejo asi. Por unos dias olvidarnos de la mala onda, de los enfrentmientos, de los insultos, etc. Estar todos unidos mas alla del color politico, religion, forma de pensar, clase social o tipo de sexo. Ademas hubo millones de personas y no se registro ni un incidente.
Esto fue obra de la gente que fue a la fiesta, de Fuerza Bruta, de Leon Gieco, Fito Paez, Los Auenticos Decadentes, la Sole, el Chaqueño Palavecino, las orquestas de tango, etc. Los politicos no tuvieron nada que ver. Simplemente fueron espectadores. Que ninguno de ellos se quiera adueñar de la fiesta.
Ah. Y de lo que nadie tampoco habla es que para llegar casi no habia colectivos y los pocos que pasaban no paraban. Yo por ejemplo despues de una larga espera pude tomar el 135 hasta Rivadavia y ahi el subte A, que venia repleto a mas no poder. Pero bueno. Onda que no estamos en Suecia para que todo salga 100% a la perfeccion jaja

Leno. dijo...

Es ceirto Gustavo, me olvidé de ponerlo, los colectivos no pasaban y el subte cerraba puntual a las 10, nunca vi tanta gente esperando el colectivo, podrian haberlo organizado mejor.

Anónimo dijo...

Muy buen post pi!