lunes, julio 24, 2006

Que salames!

Inglaterra, era un bello dia en el parque. Un grupo de padres jugaba alegremente con sus niños, y no tuvieron mejor idea que entrar a un juego. Uno de esos castillos inflables gigantes donde uno se mete y salta felizmente. O no tan felizmente... porque resulta que estaba inflado en exceso, una fuerte ráfaga de viento hizo que el castillo se desprendiera de sus cabos, se elevara 35 metros en el aire, y luego cayera. El saldo: dos muertos y decenas de heridos, algunos de ellos graves.


Dificil encontrar una muerte mas absurda que esta!! Imaginense la conversación "No sabés se mató la tia Ester" "Uyy que bajooon, que paso?" "Y... se subio a un castillo inflable que salió volando". Ahora menos mal que no pasó esto en Argentina, sino tendriamos movilizaciones de las vícitmas todos los días, con pancartas que dirian "Mi hijo murio en un castillo inflable, echen al presidente". Por supuesto que clausurarían todas las plazas en pos de la seguridad, y luego se harían númerosas reformas: subibajas con cinturón de seguridad, cadenas de hamacas hechas de titanio, 3 ambulancias por plaza y obviamente la prohibición total de los castillos inflables y el consiguiente escrache (con altas probabilidades de incendio) a las fábricas de castillos.

El artículo en The Mirror aquí.

No hay comentarios.: